Google Play Movies. Prueba y análisis completo (y III)

Escrito por
Google
1

En post anteriores hemos presentado Google Play Movies y hemos descargado nuestra primera película a un dispositivo Android. Ahora queríamos ir más allá y comprobar si The Artist, la película que hemos descargado en nuestra tableta Galaxy Tab y hemos empezado a ver, la podemos acabar en otro dispositivo o en el ordenador. Se puede, pero nos ha costado lo suyo.

Partiendo de que Google Play Movies, como toda la tienda de Google, se nos muestra igual nos conectemos de donde nos conectemos, la lógica nos dice que deberíamos poder ver la película en mi Nexus S, por ejemplo. Abro allí la aplicación, voy a Mis alquileres y violà, ahi está la carátula de The Artist. Sin embargo, al intentar reproducirla me sale un mensaje de que no puedo porque ya la he descargado en otro dispositivo Android (la tableta). Pruebo entonces a visionarla en el ordenador y me sale el mismo mensaje, aunque esta vez en inglés. Que decepción. Si he pagado por una película, ¿que más da dónde decida verla?

Desando mis pasos y recuerdo que cuando iba a descargarla, había otra opción que ponía reproducir. Pienso que, si hubiese optado por esto, que no será otra cosa que un streaming, podría ver la película en varios dispositivos. Como ya tengo The Artist, me decido por otra más de acción, sonora y en color, Skyline.

Esta vez la inicio en el Nexus S. Prácticamente enseguida empieza la película. Tengo una buena conexión WiFi y no hay retardo ni paradas en ningún momento. No se como iría con una conexión de datos 3G. La detengo después de varios minutos y pruebo a seguir viéndola en la tableta. Esta vez si que lo consigo. No me guarda el momento justo donde la dejé pero al menos puedo verla. Descubro así que el fallo era mío. Me voy a la ayuda de Google Play Movies, un manula que deberíamos leer todos antes de bajarnos una película, pero lo tienen tan escondido que me costó encontrarlo.

En el manual explican que la opción de descarga te permite ver la película sin conexión, pero al optar por esta vía, impides que se pueda ver en otros dispositivos. Por suerte, se puede desactivar la descarga. Así fue como conseguí ver the Artist en el Nexus S. En el manual también aseguran que las películas alquiladas se pueden ver en una televisión gracias a la conexión HDMI y en el ordenador. Pero para verla en el PC no me valía ni mi navegador por defecto (Rockmelt) ni tampoco Chrome, algo que me extrañó. Lo conseguí por fin con Firefox.

Y eso es todo. Google Play Movies no es un mal servicio, al menos desde el punto de vista técnico. Su velocidad de descarga o el streaming inmediato son impresionantes. La posibilidad de reproducir lo que has comprado en varios dispositivos asociados a tu cuenta de Google también es de agradecer, aunque nos haya costado comprar una segunda película el comprobarlo. No tengo opinión sobre su reproducción en televisores.

Queda otra cosa por valorar. Los precios son muy caros. Pagar cinco euros por una película que no es de riguroso estreno es un precio muy elevado. Y eso ya se puede ver en las valoraciones que hace la gente de la aplicación en los comentarios de Google Play. Pero aquí, las culpas no son todas de Google. Las productoras han demostrado no querer a internet como plataformas para lanzar sus películas. Le acusan de lo que ellas llaman piratería cuando en realidad se trata de una demanda no satisfecha. Yo le diría a Hollywood que si estrenara sus películas en Google Play Movies el mismo día que llega a los cines y por uno o dos euros y harían negocio con internet.

 

Puedes leer las dos primeras partes de este análisis aquí y aquí.