Apple se deshará de Google Maps en la nueva versión de iOS

Escrito por
Google
1

Lo veníamos contando aquí, aunque entonces era poco más que un rumor, pero Apple piensa prescindir de los mapas de Google en la nueva versión de su iOS. No sólo eso, resulta que la compañía de la manzana lleva planeándolo desde hace años. Concretamente, unos meses después de que Google presentara Android. ¿Es una vendetta?

No lo decimos nosotros, lo cuenta el prestigioso diario The Wall Street Journal, que no suele equivocarse. Según cuentan, iOS 6, que saldrá a finales de año, ya no llevará preinstalado Google Maps. Es más, Apple, presentará su propio servicio de mapas, ofreciendo la API a los desarrolladores para que suplan lo antes posible la ausencia del software de Google. Hasta ahora, solo Microsoft se había atrevido a crear su propio Maps.

Lo más interesante es que esto no ha sido un pronto que les ha dado a los de Apple. Llevan años preparando el divorcio a conciencia y se han preparado bien. Desde 2009, Apple ha estado comprando empresas y tecnologías relacionadas con los mapas, la navegación y la geolocalización. Así, se hizo con PlaceBase, una compañía especializada en crear una API que combinaba varios tipos de datos con información de localización. Al año siguiente, compró Poly9, conocida por su tecnología de visualización de mapas.

Ya en 2011 le compró a la sueca Saab la empresa C3 Technologies, que entonces no era casi más que un proyecto. Pero sus algoritmos para hacer mapas 3D eran tan prometedores que, desde entonces, Apple ha estado creando una enorme base de datos de mapas 3D de todo el mundo.

Curiosamente, la primera pista de que Apple tramaba algo surgió el año pasado, cuando se descubrió que estaba recogiendo datos anonimizados de los móviles para mapear ubicaciones. Más recientemente, Apple reveló que estaba colaborando con OpenStreetMap, una iniciativa de mapeado en código abierto.

Habrá que esperar para ver a quien hace más daño esta decisión, si a Google o a Apple. En principio, algo de competencia no viene nada mal y, aunque sea indirectamente, los androides nos beneficiaremos.

Lo hemos leído en Ars Technica