Así mantuvo Samsung en secreto el Galaxy S3 hasta el último día

No, no decimos que Samsung mantuvo en secreto la existencia del Galaxy S3. Todo lo contrario, ellos querían que se hablara de su nuevo terminal cuanto más mejor. Pero trabajaron muy duro para evitar que se supiera demasiado de él, en particular de su diseño. Y lo consiguieron. Dejaron el espacio justo para que los rumores y filtraciones parciales despertaran la imaginación y el interés. Ahora explican como lo hicieron.

Hay que reconocer que Samsung logró que se hablara mucho de su nuevo Galaxy S3, sin apenas decir ellos nada. En esta ocasión siguieron el modelo de secretismo que rodea a los iPhone, por ejemplo. Pero, a diferencia de Apple, ahora han tenido el acierto de explicar todos los pasos que dieron. En algunos momentos recuerdan a las prácticas de espionaje y contraespionaje de las películas.

Aunque tanto ruido alrededor del Galaxy S3 debía estar haciendo las delicias de los responsables de marketing y relaciones públicas de Samsung, todo lo relativo al Galaxy S3, incluyendo las patentes y la tecnología usadas en él, era top secret. Los ingenieros que participaron en su diseño tenían claro que la seguridad era una de las principales prioridades a seguir.

En uno de los blogs de la compañía, el equipo de ingenieros que diseñó el Galaxy S3 explica ahora algunos detalles de este doble trabajo que tenían, el diseño por un lado, su seguridad, por el otro. Como los espías, ellos no debían hablar del nuevo proyecto con sus amigos y familiares. Era como llevar una doble vida.

A diferencia de otros proyectos, donde el trabajo en equipo venía siendo la norma, esta vez había laboratorios separados, con accesos muy restringidos. Cuando habia que llevar un prototipo de un lugar a otro, eran colocados en cajas de seguridad. En las pocas ocasiones en las que había que enviar uno a algún socio tecnológico fuera de las instalaciones o incluso del país, no confiaron los envíos a una empresa externa. Los llevaban ellos en persona y solo lo podían entregar a determinadas personas. Por supuesto, estaba estrictamente prohibido tomar fotografías.

Esta obsesión llevó a los ingenieros del Galaxy S3 ha crear tres prototipos diferentes para evitar alguna filtración de su diseño. Esto significa que, en la práctica, tuvieron que hacer tres móviles diferentes, desde su diseño inicial a casi el proceso de fabricación en serie. Cada uno de ellos iba siempre disimulado en las llamadas dummy boxes, carcasas que ocultan el diseño exterior del móvil. Estas fueron de las pocas fotografías que llegaron a aparecer en los blogs especializados.

Y así llegaron al tres de mayo de 2012, con millones de personas hablando del Galaxy S3 cuando solo unas decenas de personas podrían decir que realmente lo habían visto.

Tenéis toda la historia en Samsung Tomorrow

Compártelo. ¡Gracias!

Lo que comparten tus amigos

AndroidAyuda © 2012 - 2014