Google se atemoriza y baja el precio de la API de Google Maps

Escrito por
Google
1

Google maneja el cotarro en Internet en una ingente cantidad de servicios, desde cosas tan básicas como las búsquedas, hasta la publicidad en la red. Uno de los servicios que Google ha dominado durante mucho tiempo sin que nadie llegara siquiera a la suela de su zapato es el de los mapas. Google Maps se ha convertido en una de esas herramientas presentes en una gran cantidad de páginas web y aplicaciones para móviles. Viendo esto, los de Mountain View decidieron ponerle precio y hacerlo un servicio de pago. Pero ahora, viendo cómo emergen otros servicios, han decidido bajar los precios.

La rebaja de precios que han hecho es considerable, disminuyendo su precio ocho veces. Para empezar, hay que decir que todas aquellas páginas o aplicaciones que tuvieran Google Maps implementado, podían hacer hasta 25.000 cargas del mismo de forma totalmente gratuita, por lo que todas aquellas que no alcanzaran esta cifra, estaban exentas de pago. A partir de esas 25.000 cargas, había que pagar cuatro dólares por cada mil más. Ahora, la cifra de cuatro dólares ha disminuido hasta los 50 centavos, medio dólar, ocho veces menos. La diferencia de precio es muy considerable.

Google teme la caída

Al parecer, los de Mountain View podrían estar temiendo que otras compañías sigan el camino que Apple ha marcado. Los de Cupertino han decidido salirse por la tangente y crear su propio sistema de mapas, en colaboración con OpenStreet Map y TomTom. Otras compañías, viendo lo costoso que les salía el hacer uso de la API de Google, podrían haber decidido invertir este dinero en tener un sistema propio. El que una empresa tan grande como Apple haya renunciado a Google Maps podría haber sido el aliciente y la demostración final de que se puede conseguir un servicio semejante de gran calidad por otros medios. Google, viendo lo que podría pasar, habría decidido hacer esta rebaja, intentando así que la creación de servicios propios, o la búsqueda de otros proveedores, no se convierta en una tendencia entre las compañías que hacen un uso más intensivo de los mapas.