Sony Xperia Z – Análisis a fondo (Pantalla y Diseño)

Escrito por
Sony
0

La firma japonesa ha creado, una gran máquina en diseño y rendimiento, el Sony Xperia Z. Y ahora que Internet se carga de información sobre el mismo gracias a su llegada a Japón, dicho terminal merece un análisis de todas sus prestaciones para ofrecer un boceto del terminal a todos aquellos interesados en el mismo. Comenzamos analizando las características del dispositivo relacionadas con la pantalla, y todo el diseño que viste al teléfono alrededor de la misma.

Pantalla

La pantalla es, sin duda, junto a su procesador Qualcomm S4 Play de cuatro núcleos a una velocidad de 1,5 GhZ y a sus 2 GB de memoria RAM, uno de los puntos más fuertes del Sony Xperia Z. Como hemos indicado, cuenta con 5 pulgadas y una resolución FullHD, a 1.920 x 1.080, esto es 443 ppp (mediante la cual no existe ojo humano capaz de localizar ningún píxel) así como con una envidiable tecnología Mobile Bravia Engine 2, que mejora el contraste de las imágenes y nos ofrece los colores más vivos, con toda su naturalidad. La pantalla alberga tecnologías Direct Touch y OptiContrat, muy útiles para evitar los molestos brillos que presentan los smartphones al utilizarlos a plena luz del día. La única crítica que se le puede sacar a esta pantalla es que parece no ofrecer los mismos ángulos de visión que ya ofrecían las pantallas del tipo OLED, True IPS o SuperLCD 2.

Diseño

El diseño del Sony Xperia Z difiere del todo de cualquier otro anterior dispositivo de la gama Xperia. El teléfono es, por supuesto, grande, debido a su pantalla de 5 pulgadas, pero con un grosor de 7,9 mm que lo hace ligero entre las manos, y unas líneas rectas con acabado en cristal que lo convierten en una alternativa móvil de lo más elegante, con cierto parecido al estilo del iPhone 4S o al Nexus 4, en ese sentido. El peso del terminal es de 146 gramos y las dimensiones son de 139 x 71 x 7,9 mm. Las opciones de colores no son pocas, ya que el terminal se presenta en negro, blanco y púrpura, para todos los gustos.

El terminal cumple los estándares IP55 & IP57, de resistencia al agua y al polvo. Puede sumergirse hasta 1 metro de profundidad bajo el agua, y debido a ello  los conectores tienen que estar bajo tapas con cierre impermeables, con unos topes de goma, algo que puede convertirse en un incordio a la hora de buscar el conector para los auriculares o para la carga, pero que por otro lado, le da al dispositivo un aspecto estético muy limpio y homogéneo.

El conector de los auriculares se encuentra en la parte superior del teléfono, y la parte derecha del mismo guarda la ranura para la tarjeta microSIM. Los botones de encendido/bloqueo, los de subir/bajar volumen y el altavoz externo también se encuentran en el lateral derecho del Xperia Z. El lateral izquierdo alberga el conector microUSB/MHL así como la ranura directa a la tarjeta microSD. Sony ha utilizado el estándar OmniBalance en el diseño del dispositivo, lo cual quiere decir que el peso a lo largo de todo el terminal debe ser homogéneo, un punto más para convertirlo en un terminal muy manejable y agradable al tacto.

En conclusión, el diseño del Sony Xperia Z, que difiere totalmente del de los anteriores XPERIA, destaca por sus líneas rectas bien definidas con un acabado en cristal templado con bordes, y un esqueleto del terminal fabricado de cara a una fuerte resistencia al polvo, al agua; y también a golpes y rayajos gracias a su resistente polímero de fibras de poliamida. Todo esto convierte al Sony Xperia Z en un teléfono elegante, limpio y homogéneo digno de un buque insignia de una compañía como Sony al que no podemos poner pegas en este sentido.