El Samsung Galaxy S4 pillado, de nuevo, en un benchmark

Escrito por
Samsung
0

Es cierto que no queda mucho para que se conozcan todos los secretos del Samsung Galaxy S4 (concretamente, será el 14 de marzo en New York, toda una declaración de intenciones la ciudad elegida…). Pero, hasta ese momento, las especulaciones no cesan respecto a sus posibles componentes y opciones. Hoy se ha conocido unos nuevos resultados d este terminal en un benchmark, concretamente en Browsemark 2.0.

El modelo que aparece en los resultados es el GT-I9500, que cada vez está más claro que es el nombre interno del futuro terminal de referencia de la compañía coreana, y la verdad es que su comportamiento es realmente bueno y demuestra que la esperada potencia que se espera de este dispositivos, será una realidad. Aquí os dejamos la pantalla del resultado final.

Resultados en Browsemark con el Samsung Galaxy S4

Eso sí, esta puntuación se desconoce con qué procesador se ha obtenido. No hay que olvidar que algunos medio indican que el Exynos 5 octa no será de la partida, otros que este SoC estará sólo disponible en los Samsung Galaxy S4 de Europa y en EEUU serán modelos de Qualcomm… Un lío, la verdad. Personalmente, creo que habrá dos procesadores diferentes, lo que hace falta saber son cuáles.

Los resultados son más que convincentes

Sí, así es. Si se revisa la comparativa que han realizado con estos en GSMArena, se descubre que  el futuro modelo de la compañía coreana supera a todos los dispositivos considerados de gama alta hasta la fecha, incluido el HTC One. Esto podría indicar que el SoC podría no ser un Snapdragon 600… ¿quizá un 800 o simplemente hablamos del Exynos 5 octa? En cualquiera de los casos, como se ve a continuación, es mucho mejor:

Comparativa con Browsemark con el Samsung Galaxy S4

El caso es que no queda ya mucho para conocer definitivamente el Samsung Galaxy S4 y todas sus novedades (que esperemos que no sean sólo hardware, ya que la innovación necesita también del software y sus funcionalidades). Queda poco, pero la impaciencia es grande por saber, incluso, el precio que tendrá.