El diseñador del HTC One admite la existencia de una herramienta secreta para reparaciones

Escrito por
HTC
0

A más de uno le comenzarán los sudores fríos si planteamos la hipotética situación de ver como tu nuevo y flamante smartphone se cae al suelo y, al recogerlo, compruebas que hay algunas cosas ‘ahí dentro’ que han dejado de funcionar bien. Esos sudores fríos se convertirían en posibles ataques de ansiedad si ese hipotético smartphone accidentado fuese un HTC One – y no sólo por su precio -. Pues bien, desde el equipo de diseño admiten ahora la existencia de una herramienta que haría extremadamente fácil de reparar cualquier problema interno del buque insignia de HTC.

¿Se te va pasando esa ansiedad? Pues tampoco te emociones, porque resulta que esa herramienta es secreta y propiedad en exclusiva de la compañía taiwanesa con lo que ante una situación de completa y total urgencia, la única visión del interior de tu HTC One a tu alcance será gracias al trabajoso – aunque efectivo, a pesar de los daños causados en la carcasa – trabajo de despiece que hicieron los chicos de iFixit hace ya algún tiempo.

DESPIECE HTC ONE HERRAMIENTA SECETA FACILITARÍA SU REPARACIÓN

Todo esto de la herramienta secreta para reparar fácilmente el HTC One puede sonar a otro cotilleo conspiranoico sacado de lo más profundo de la Red y estaríamos de acuerdo si no fuese porque Justin Huang, el responsable del diseño de los primeros bocetos del modelo, no hubiese admitido en un evento organizado recientemente por la firma afincada en Taoyuan que mientras él se dedicaba al desarrollo del smartphone, un segundo equipo de HTC desenmarañaba su trabajo para investigar el mejor proceso de reparación posible.

De ese doble trabajo nació tan secreta y misteriosa herramienta que facilitaría la tarea de desmontar de forma segura la parte trasera del HTC One para acceder a ‘sus tripas’ en caso de avería. Pero si estabas animado a buscarla en Internet, el “Don’t try it” – ni lo intente – pronunciado por el propio Huang debería ser razón más que de sobra para que desistas de tan inútil búsqueda, te dediques a actividades más provechosas y te encomiendes a tu Dios preferido para que no le pase nada a tu smartphone.