Amplía el almacenamiento de tu móvil aunque no tenga ranura MicroSD

Escrito por
Tutoriales
1

Tienes un HTC One, es un gran smartphone y lo sabes. Te gusta su cuerpo metálico, su cámara con tecnología UltraPixel y este toque de distinción que te aporta el tener un teléfono diferente a todos esos Samsung o Apple que te parecen iguales. En tu opinión, es el smartphone perfecto. Aunque claro, únicamente en la intimidad de tu casa admitirás que tu HTC One tiene una pega que te preocupa: no tiene ranura para tarjetas MicroSD. ¿Dónde meterás todos tus discos de Kamela si se te acaba el almacenamiento interno? No te preocupes, en Android Ayuda vamos a echarte un cable.

Dejando las bromas a un lado – porque si, hay gente a la que le gusta Kamela y se merecen un respeto – nos proponemos ayudar a todos esos usuarios que poseéis un smartphone desprovisto de ranura de tarjeta MicroSD como si de un vulgar iPhone se tratase. Dispuestos a seguir haciendo gala de una de las diferencias palmarias que hacen de Android el exitoso sistema operativo que es – la otra es la posibilidad de quitar la batería, algo que los smartphone de la manzanita no pueden hacer – vamos a ampliar el almacenamiento interno y, para ello, tan sólo vamos a necesitar suerte, paciencia, una memoria USB – la capacidad la dejamos a vuestra elección – y un cabe USB OTG – del inglés On The Go -.

Amplía el almacenamiento de tu móvil aunque no tenga ranura MicroSD

Manos a la obra

Para que veas que os lo ponemos fácil, hemos encontrado en Amazon un cable USB OTG por 2,89 euros – al menos en el momento de redactar el artículo -, así que otra excusa menos para atreverte a llevar a cabo la operación. Con todo el material a mano y una vez te quede claro que lo que vas a hacer lo haces únicamente bajo tu propia responsabilidad, podemos empezar a trabajar.

Primeros pasos

Antes de nada, introducimos en la memoria USB todos los archivos a los que queramos tener acceso – fotografías, música, documentos, etcétera – y que deseemos sacar del smartphone en el caso de que hayamos alcanzado su límite de almacenamiento interno. Con todo el material guardado en el pendrive, lo único que tendremos que hacer es enchufarlo al cable USB OTG y este, a su vez, al puerto micro USB del smartphone. Si hay suerte, el dispositivo entrará automáticamente en el ‘USB host mode’ y desde ese momento podremos utilizar la galería y otras aplicaciones que soportan el almacenamiento externo y usarlas para reproducir todo aquello que hayamos ubicado en la memoria USB.

¿Qué pasa si tras enchufar el cable al smartphone no pasa nada?

A partir de este momento la cosa se complica – aunque tampoco es cosa de otro mundo, no nos engañemos -. No todos los dispositivos Android vienen con los drivers USB OTG necesarios, aunque eso tampoco implica que te vayas a quedar sin poder llevar a cabo la operación que nos ocupa. La pega es que tendrás que conseguir permisos de root para poder seguir adelante.

Por la Red podréis encontrar múltiples métodos y herramientas para conseguir rootear vuestro smartphone. En esta ocasión y por si no lo has hecho ya, vamos a seguir la recomendación de CNet y os vamos a recomendar la aplicación Kingo Android Root que, además, es gratuita.

Amplía el almacenamiento de tu móvil aunque no tenga ranura MicroSD

Nuestro siguiente paso será ‘montar’ la unidad externa en nuestro smartphone, es decir, hacerla ‘visible’ para el sistema operativo. Para ello, necesitaremos la popular aplicación USB OTG Helper. Una vez instalada, la ejecutamos para a continuación proceder a conectar el cable USB OTG – con la memoria USB previamente ‘pinchada’ – y ya deberíamos poder acceder a la unidad externa de la forma descrita con anterioridad. Admitidlo, tampoco ha sido para tanto.

Últimas aclaraciones

Para nuestra desgracia, no hay garantía alguna de que el procedimiento que os hemos descrito vaya a funcionar en todos los teléfonos móviles. Pequeños detalles como el adquirir uno u otro cabele USB OTG pueden hacer desnivelarse la balanza de uno a otro lado. Como en tantas otras ocasiones, el mejor método es el de ‘prueba y error’ o, si sois de los precavidos, bucead antes por Google para comprobar si otros usuarios con vuestro mismo modelo han tenido más suerte.

Por otro lado, somos conscientes de que muchos de nuestros lectores ya conocerían este método desde hace eones pero, aún así y en auxilio de aquellos con conocimientos menos avanzados, estábamos en la obligación de echar un cable e intentar ayudar a quienes pudieran enfrentarse al qué hacer si llegan al límite del almacenamiento interno de su smartphone desprovisto de ranura MicroSD.

Fuente: CNet