Apple acusa a Samsung de filtrar documentos legales confidenciales

Escrito por
Samsung
0

Si creíais que la guerra legal entre Apple y Samsung había finalizado estabais muy equivocados. Aunque bien es cierto que tanto por parte de las compañías como de los tribunales se ha reducido la cantidad de protagonismo que tienen, todavía sigue habiendo asuntos por resolver. Apple ha argumentado que Samsung no ha mantenido la confidencialidad con respecto a algunos documentos legales.

Concretamente, Apple tuvo que entregar acuerdos de licencia de patentes a los que había llegado con algunas de las grandes empresas como Nokia, Ericsson, Philips y Sharp, y que podrían servir para determinar algún tipo de resultado y tomar una decisión de cara al juicio en el que estaban enfrascados Apple y Samsung. Estos documentos, eso sí, eran lo que se denomina como “Attoney Eyes Only”, que significa que solo los abogados pueden verlo, pues no dejan de ser documentos confidenciales de la compañía de Cupertino. Sin embargo, ahora Apple afirma que Samsung ha permitido que más de 90 empleados de la compañía y otros 130 abogados de firmas jurídicas externas hayan visto esos documentos.

Apple vs Samsung

Para colmo, no son los únicos que lo han dicho, pues supuestamente un ejecutivo de Nokia también habría dicho que “toda la información se filtró” sobre un acuerdo al que Apple y Nokia habían llegado, y que había sido utilizado para tratar de obligar a Nokia a firmar un acuerdo con unas condiciones determinadas.

Por su parte, Samsung ha negado tales declaraciones por parte de este ejecutivo, alejando que todo era debido a un malentendido debido a los diferentes idiomas. Además, también han afirmado sobre los documentos confidenciales que todo fue una “revelación involuntaria”. En realidad, el que 90 trabajadores de Samsung hayan visto esos documentos tampoco es algo demasiado relevante, pues era de esperar, y no es una cantidad desproporcionada. El juez no encontró motivos para imponer una sanción a Samsung, aunque la decisión todavía está por tomar. Lo que sí está muy claro es que la guerra legal entre las dos compañías va a continuar, una guerra que ya casi ha perdido todo el sentido.