El Nexus S ya llama a la Tierra desde el espacio, gracias a la NASA

Escrito por
Google
0

Puede que algunos, los que más interesados estéis en el mundo de la aeronáutica y el espacio, estéis al tanto de lo que es el proyecto PhoneSat de la NASA. Básicamente, se trataba de crear satélites mucho más económicos. Estos PhoneSat destacan por contar con el Nexus S como ocupante principal. Ahora, el terminal ya ha realizado una llamada a la Tierra desde el espacio.

Hace tan solo dos semanas que el primer PhoneSat fue lanzado al espacio. Y lo que para muchos es hoy en día un teléfono totalmente obsoleto, para la NASA puede convertirse en un técnico de alto nivel. Por suerte, no ha sido el Nexus S el responsable de pilotar el cohete que tenía que llevar al satélite hasta la órbita, pero eso no es lo realmente importante. Ahora el teléfono ya está orbitando a la Tierra en el PhoneSat, y de hecho, ya se ha podido utilizar para realizar la primera llamada a un teléfono de nuestro planeta. Básicamente, y según la NASA, el Nexus S tiene las capacidades para realizar algunas de las tareas principales del satélite, tales como el procesamiento, la navegación del mismo, la gestión de energía, y la capacidad de comunicación. Ahora van a probar a realizar cambios de orientación del satélite.

El futuro puede ser realmente prometedor, pues el PhoneSat solo ha costado 7.500 dólares a la NASA, una cantidad que es realmente nimia si tenemos en cuenta el precio que pueden llegar a tener estas instalaciones tecnológicas. En realidad, este precio podría permitir que cualquiera de nosotros llegara a enviar un satélite a la órbita a lo largo de una vida con relativa facilidad. No es que a nadie le sobren 7.500 dólares, pero no es una cantidad imposible para nadie cuando hablamos de orbitar la Tierra. Es más, el smartphone que llevamos la mayoría de nosotros es mejor que un Nexus S.

PhoneSat

Este satélite es solo el primero de una serie de satélites PhoneSat que ya han sido enviados a lo largo de estas dos semanas y que llevan un Nexus S. El satélite tiene un peso de tan solo un kilogramo, por lo que es entendible que la reducción de costes haya sido tan inmensa. La llegada la Luna por parte del ser humano se realizó con una capacidad de procesamiento inferior a la de las lavadoras que tenemos en casa. En realidad, el hecho de que un teléfono sea suficiente para gestionar todas las funciones de un satélite no es nada extraño. Lo que sí ha cambiado es que ahora ya no es necesario un habitáculo inmenso para albergar un ordenador de gran tamaño, sino que un simple smartphone, en un habitáculo que pesa menos de un kilogramo es suficiente.