Google presionará con sus apps para reducir la fragmentación Android

Escrito por
Google
0

No son malos los últimos datos respecto a la fragmentación que se han conocido, pero todavía parecen insuficientes para Google o, al menos, eso parece. Así se entendería que la compañía de Mountain View esté cerca de restringir el uso de sus aplicaciones a dispositivos que llegan con versiones Android antiguas o que no se actualizan.

La verdad, es que más que la situación actual, lo que menos le debe “gustar” a Google es el posible futuro. Nos explicamos: ver como Android KitKat sólo está disponible en el 1,8% de los dispositivos que utilizan su sistema operativo no debe parecerles una buena situación, ya que esto hace prever que la reducción de la fragmentación se ha producido de forma coyuntural, y no efectiva. Es decir, que Jelly Bean puede convertirse en lo que fue Gingerbread a modo de cuota de mercado, y eso no es una buena noticia para el futuro Android 5.

De esta forma, en Google parece ser que están pensando ser más restrictivos con sus aplicaciones, que no con el sistema operativo (ya que esto no sería viable siendo como es libre Android). Por lo que parece, lo que tienen en mente en Mountain View es restringir el uso de creaciones como Gmail, Google Play o el Calendario propio a los terminales que llegan con una versión de sistema operativo actualizado y que, además, no se queda anclado en este.

¿Tu Galaxy S4 Google Edition aún no tiene KitKat? Consíguelo aquí

Ciertamente esto “obligaría” a los ensambladores a prestar más atención tanto a la versión Android que elige cuando van a lanzar un dispositivo y, también, a trabajar en las correspondientes mejoras de forma sostenida. Esto puede ser un problema para algunos (ya que incluso algunos fabricantes de componentes no trabajan en nuevos controladores con la rapidez deseada), pero lo cierto es que acabaría con la fragmentación de forma mucho más clara y decidida.

Para explicarnos: si se compra ahora un terminal que incluya Android 4.3, este podría incorporar las que se denominan G-Apps, pero si pasa el tiempo que Google permite para que se dé el salto a KitKat (que bien podrían ser un máximo de nueves meses), estas dejarían de poder utilizarse de forma oficial. Parece una opción que va en la buena dirección, ya que los usuarios disfrutarían de dispositivos que antes o después tendrían las últimas novedades del sistema operativo y las largas esperas se terminarían.

Detalles que se deben conocer

Pero, como todo, si esta decisión se toma habría que conocer todos los detalles, ya que existen algunos “agujeros” que habría que conocer cómo se solucionan. Volvemos a poner un ejemplo: si se tiene un terminal comprado hace tres años que por hardware no es capaz de recibir una nueva actualización, ¿también se quedará sin poder utilizar las aplicaciones de Google? De ser así, esto puede ser perjudicial y, en este caso, lo mejor podría ser restringir a una versión anterior de estos desarrollos.

Samsung Galaxy S2

Habrá que esperar a conocer si realmente esta decisión es efectiva y se transforma en realidad, ya que entonces se conocerán todos los destalles necesarios. Creemos que el “empujar” para que lleguen las actualizaciones lo antes posible es una buena decisión, no cabe duda, ya que beneficia a los usuarios y, también, a la propia Google. Pero la forma de implementar esto es vital que sea un proceso con criterio ya que hay muchas compañías que sufrirán, y mucho, a la hora de tener que lanzar actualizaciones constantes (y no sólo nos referimos a las más pequeñas, ya que hay fabricantes muy importantes que no son precisamente muy rápidos en esto).

Vía: Android Authority