Google, Android y la teoría del punto y aparte

Escrito por
Android
0

La fragmentación de Android es un mal endémico de este sistema operativo que, por la propia idiosincrasia, es algo que siempre ha sido complicado de reducir de forma efectiva (y mucho menos terminar con ella). Pero parece que Google quiere dar un puñetazo encima de la mesa y conseguir esto casi de un plumazo.

Y para conseguir esto, según parece, se quiere apoyar en Android KitKat, lo que parece todo un acierto ya que esta versión del sistema operativo reduce de forma drástica los requisitos de los dispositivos que lo integren y, por lo tanto, puede ser un buen momento para conseguir uniformidad en el uso de su sistema operativo (evidentemente, acabar con productos con distribuciones anteriores no será posible hasta que el mercado los fagocite).

Y esto puede ser algo más que una suposición (que bien es cierto que se viene hablando de ella desde hace tiempo), ya que supuestamente se han filtrado unos documentos de la compañía de Mountain View en los que se indica que estaría pensando seriamente en no aprobar nuevos dispositivos que no incluyan Android KitKat como sistema operativo. Es decir, una doctrina que se puede considerar como de punto y seguido (o, dicho de otra forma, hasta aquí hemos llegado, ahora todos tiene que seguir esta norma).

En el documento que ha filtrado MobileBloom se indica claramente que “Google a partir de 2014 no aprobará la distribución GMS –accesos a la tienda Google Play y los diferentes servicios en la nube- que no incluyan la versión Android más reciente en el momento de su lanzamiento”. El tiempo de vida de la ventana de aprobación es de nueve meses para GMS, por lo que este es el tiempo que tiene de base los fabricantes.

¿Tu Galaxy S4 Google Edition aún no tiene KitKat? Consíguelo aquí

Y, la verdad, es que esto tiene “pinta” de que así puede ser, ya que la inmensa mayoría de los modelos que se esperan para este año, incluso para el Mobile World Congress, se anuncia que llegarían con Android 4.4 -evidentemente hay excepciones-, como por ejemplo el Galaxy S4, el Xperia Z2 y, para no recurrir a la gama alta de producto, también el Desire 8 de HTC cumple con esta premisa. Es decir, que parece claro que “algo se mueve” y todo indica que hay connivencia entre los fabricantes y Google.

¿Qué significaría esto?

La verdad es que de cara a los usuarios, este movimiento sería una excelente noticia, ya que se asegurarían que los terminales que se compren de las nuevas gamas de producto, si quieren tener las “bendiciones de Google” deben llegar con KitKat, lo que siempre aseguraría que se pueden utilizar las últimas novedades de Android.

Evidentemente, esto no afectaría a los terminales que ya están a la venta e, incluso a otros que puedan ponerse en el mercado ya que no se debe olvidar que Android es un desarrollo de código abierto, por lo que no se puede impedir que se lancen dispositivos con versiones anteriores. Ahora, que lleguen sin el soporte de Google (lo que puede incluir sus propias aplicaciones), sí que es posible hacerse.

Android CUSSOO

Pero lo cierto es que es una excelente forma de conseguir terminar con la fragmentación el poner este punto y segundo, que además, no afecta a los usuarios (todo lo contrario) y que asegura un mejor funcionamiento del ecosistema Android, aplicaciones incluidas -lo que también son  buenas noticias para los desarrolladores-. Falta por ver si los fabricantes, en especial los más importantes, están por la labor… pero de ser así Google daría un paso de gigante para logar una uniformidad en su sistema operativo para dispositivos móviles.

¿Qué opináis al respecto de la decisión que podría tomar Google respecto a su sistema operativo Android?