Android 4.4 KitKat solo está presente en el 2,5% de los dispositivos

Escrito por
Android
1

La fragmentación sigue siendo un problema presente en Android. Parecía que era algo que habían dejado atrás, pero KitKat demuestra que no es así. Jelly Bean es una versión ya antigua, y KitKat ha pasado a ser la actual, permitiéndonos ver que son pocos los que actualizan. Y es que, tan solo el 2,5% de los dispositivos Android tiene KitKat.

¿Y eso qué significa? Pues que son pocas las compañías que han lanzado la actualización para sus dispositivos en este momento. La mayor parte de los usuarios tiende a actualizar si le aparece la notificación de que está disponible la nueva versión para su terminal. Por tanto, si son pocos los que han actualizado, es porque no está disponible dicha actualización. Tan solo los gama alta de algunas compañías ya disponen de la nueva versión, pero principalmente son los Nexus y los Motorola los que ya cuentan con KitKat desde hace un tiempo considerable. Los demás están tardando bastante en actualizar, con lo que eso conlleva. Por su parte, Jelly Bean está presente en el 62% de los dispositivos, pero eso sí, la mayor parte cuenta con la primera distribución de Jelly Bean, la 4.1. Lo que significa que las compañías, de nuevo, no se esfuerzan suficiente con las actualizaciones.

Android distribución

¿Por qué no llegan nuevas actualizaciones?

Por varias razones, pero hay una básica. Las compañías personalizan tanto sus terminales que el trabajo de adaptar cada nueva versión de Google se hace complicado para cada uno de los smartphones. Por otro lado, tienen que testear si todas las aplicaciones que habían introducido en la personalización siguen siendo compatibles con los cambios de Google. Y por último, nos encontramos con que a veces los móviles ya no son capaces de ejecutar igual la nueva versión. Las personalizaciones que instalan los fabricante consumen más recursos que la propia versión del sistema operativo de Google. Cualquier cambio requiere de una gran optimización por el fabricante que, a veces, es incluso imposible, haciendo que estos no lancen la actualización. Es el caso del Samsung Galaxy S3 lanzado en Europa, que no llegará a Android 4.4 KitKat. El móvil lo aguanta de sobra, lo que no aguanta es KitKat más todo lo que añadía Samsung al terminal.

Quizás tendrían que aprender de Motorola. El equipo de la compañía decidió, sin influencia decisiva de Google, optar por la versión pura del sistema operativo de los de Mountain View. Y los resultados son claros, sus actualizaciones llegan poco después de que Google las lance, al no necesitar hacer prácticamente cambios. Todo, cuando la mayoría de las personalizaciones de las compañías son consideradas como un estorbo.