Android 4.4 acabará con el forzado de los terminales en los benchmarks

Escrito por
Samsung
0

Las dudas respecto a que diferentes fabricantes incluían códigos que adaptaban el funcionamiento de los procesadores de los terminales móviles al pasar pruebas específicas (benchmark), parece que tocan a su fin gracias a la actualización Android 4.4. Es decir, que se vuelve a la normalidad.

Al menos, esto es lo que indican en Phone Arena, que ha publicado unas pruebas realizadas con un Samsung Galaxy Note 3 tanto con Android 4.4 como con la versión 4.3 (la implicada ya que en ella es en la que se introducían los códigos) y se aprecia claramente que no se encienden los cuatro núcleos del dispositivo para un benchmark muy conocido: 3D Mark. Por lo tanto, parece que al menos la compañía coreana ha decidido acabar con esta práctica que no es particular suya y que otros fabricantes utilizan.

Por lo que se comenta en el mismo medio, ocurre exactamente lo mismo al utilizar el Samsung Galaxy S4 con la actualización Android 4.4 KitKat, por lo que queda bastante claro que es la nueva versión del sistema operativo la que elimina los códigos. Es decir, que ya se puede conocer debidamente el rendimiento “normal” que ofrecen ambos modelos, no solamente el máximo posible.

Benchmark Note 3 con Android 4.3 Benchmark Note 3 con Android 4.4

Esto puede explicar en cierta medida que los resultados obtenidos en algunos test por el Galaxy S5 no sean tan altos como cabía esperar, ya que este terminal incluye Android 4.4, y por lo tanto funciona con total normalidad a la hora de ejecutar, por ejemplo, AnTuTu. Esto, a nuestro juicio, es una buena decisión ya que realmente se conoce la capacidad de un terminal a la hora de pasar un benchmark.

Esperemos que esta decisión no sea puntual de Samsung, y que el resto de fabricantes tomen la misma decisión, ya que la fiabilidad de las pruebas no era la mejor posible, ya que los núcleos de los dispositivos lo que hacen es encenderse automáticamente (todo ellos) y trabajar a la máxima potencia cuando detectan que ciertos test se están ejecutando. Por lo tanto, no actúan de forma habitual, que no es otra cosa que empezar a trabajar de forma gradual según sea la carga de trabajo. Un buen detalle gracias a la llegada de Android 4.4, al menos en los terminales de la compañía coreana.

Fuente: Phone Arena