El LG G Watch sería lanzado justo después del Google I/O 2014

Escrito por
LG
0

Aunque el LG G Watch ya ha sido anunciado oficialmente, siendo el primero que se presentó con Android Wear, lo cierto es que seguíamos sin tener fechas concretas de su lanzamiento. Lo único que sabíamos es que llegaría en algún momento del segundo trimestre del año. Ahora los nuevos rumores apuntan a un lanzamiento inmediatamente después del Google I/O 2014.

El conocido evento de la compañía de Mountain View para desarrolladores se celebrará los días 25 y 26 de junio en San Francisco, California. Este evento ha servido anteriormente para presentar las mayores innovaciones de Google de los últimos tiempos. En el evento de hace dos años pudimos ver una gran presentación de la compañía en la que aparecían las Google Glass llevadas por deportistas extremos que se lanzaban desde el aire, recorrían los edificios de azotea en azote en una bicicleta BMX, o descendían haciendo rappel por una fachada. El Google I/O 2014 de este año parece estar protagonizado por la nueva versión del sistema operativo para dispositivos vestibles, Android Wear, aunque también podría ser presentada una nueva versión del sistema operativo genérico, Android 4.5. Sea como sea, parece que los relojes inteligentes estarán presentes.

LG G Watch

De hecho, los nuevos rumores indican que el smartwatch de la compañía surcoreana, el LG G Watch, sería lanzado inmediatamente después del evento de San Francisco. Ya sabíamos que llegaría entre los meses de abril y junio, pero seguía sin quedar claro el día en el que se iba a lanzar el reloj inteligente. Estos datos son más precisos, aunque no son oficiales, por lo que aún habrá que esperar. En cualquier caso, esta información confirma lo que ya se rumoreaba, y es que se iba a lanzar antes de julio.

El LG G Watch llegaría con una pantalla de 1,65 pulgadas que estaría siempre encendida. El reloj sería resistente al agua y al polvo, y llevaría una memoria interna de 4 GB, con una memoria RAM de 512 MB. Su precio sería de menos de 220 euros, al menos en Reino Unido, según datos que se publicaron hace unas semanas.