Descubre qué curiosidad esconde el icono de Contactos en Android

Escrito por
Android
0

Una de las “sorpresas” más interesantes que podemos encontrar en el software son los llamados huevos de pascua. En Android, por ejemplo, es fácil encontrarse varios, siendo el más conocido el de pulsar reiteradamente la versión del sistema en los ajustes. No obstante, también hay algunos menos conocidos como el que encontramos en el icono de Contactos.

Seguramente nunca os hayáis dado cuenta, pero lo cierto es que con la llegada de las pantallas de alta definición a los smartphones, es bastante más sencillo echar un vistazo detallado a todos los iconos que nos ofrece Android. ¿Alguna vez habéis mirado de cerca estos iconos? ¿Pero verdaderamente cerca? Porque si no es así y tu teléfono cuenta con una buena pantalla -y lo tienes al lado-, deberías cogerlo y buscar el icono de la aplicación Contactos –en inglés, People-.

Como ya sabemos, se trata de una serie de tarjetas de visita con una carita sonriente y sí, una inscripción justo al lado, tan pequeña que probablemente nunca te has parado a leerla. El nombre escrito en el contacto es “Lauren Ipsum”, lo que sencillamente parece un nombre aleatorio e inventado. No obstante, si siempre te ha gustado el diseño gráfico, tal vez hayas oído hablar de él antes, o al menos, una de sus variantes: “Lorem Ipsum”.

Icono Contactos Android

Curiosamente, Lorem Ipsum es el texto que se usa normalmente para comprobar el diseño de alguna topografía de forma que podamos ver cómo queda antes de insertar el texto final. Según la historia, su uso se comenzó a extender en el siglo XVI y, aunque no tiene sentido en sí, no es completamente aleatorio, sino que deriva de un texto en lengua latina de Cicerón. Curioso, ¿verdad?

Como los diseñadores de Android necesitaban un nombre para su tarjeta de contacto, pensaron en crear “Lauren Ipsum” a partir de la “prueba” que os acabamos de explicar. Seguramente hayáis visto el icono cientos de veces antes, pero a partir de ahora, no volverás a “no” verlo.

Fuente: TechCrunch