Google presenta su prototipo de coche autónomo sin volante

Escrito por
Google
0

Dos personas, ningún conductor. Así podríamos resumir el nuevo coche autónomo de Google cuyo primer prototipo ya ha llegado a las calles para realizar distintas pruebas entre algunos de los afortunados “conductores”. El último proyecto de Google X te dejará con la boca abierta.

Lo cierto es que no es la primera vez que vemos un coche “modificado” por Google para que pueda conducir por sí solo. Hace varias semanas se alió con Lexus y Toyota para presentar los primeros coches autónomos, pero esta vez es diferente. Los de Mountain View han mostrado cómo es el primer prototipo de su concepto de coche, un pequeño utilitario de dos plazas conducido totalmente por un ordenador que analiza continuamente la situación en carretera para tomar la mejor opción gracias a una serie de sensores.

Tal y como indica Google en su blog, el programa está actualmente en una fase de prototipos, pero dentro de poco –concretamente este verano- planea lanzar cerca de 100 unidades más para seguir probando el sistema a pie de campo y, si todo va como esperan, dentro de un par de años lanzarán un programa piloto en California. Aunque como podréis ver en el vídeo, este coche no cuenta con volante ni ningún sistema de seguridad activo para el usuario, los nuevos coches inicialmente sí traerán consigo algunos controles manuales por si algo va mal para después desarrollar un programa “serio” colaborando con algún fabricante.

El vehículo es realmente sencillo, utilizando en su fabricación un motor eléctrico y mucha espuma para la carrocería de forma que el coche pueda aprender lo más rápido posible. Eso sí, no se conoce nada acerca de qué compañías les han ayudado con el proyecto, y difícilmente sabremos algo hasta pasados unos meses en los que veamos más prototipos como éste circulando por las calles.

La verdad es que este proyecto de Google es realmente interesante ya que, como ellos indican, ayudará a evitar la gran mayoría de accidentes donde el factor humano es clave gracias al análisis permanente de la carretera y de las posibilidades existentes en ese momento. Este concepto traería consigo grandes ventajas y sobre todo ideas lejanas hasta ahora, como los robo-taxi, cambiando el mundo y la comunidad a nuestro alrededor. No obstante, la automatización también tiene un aspecto negativo: la pérdida de la “emoción” de la conducción (a quien le guste, claro).