Samsung Galaxy K Zoom frente al Galaxy S4 Zoom, ¿merece la pena el cambio?

Escrito por
Samsung
1

El Samsung Galaxy K Zoom ya es una realidad en España y, por lo tanto, está bien comprobar si la nueva versión de este dispositivo que es mitad teléfono y mitad cámara digital merece la pena. Y, para ello, nada mejor que comprarlo con el dispositivo al que viene a sustituir en el mercado el Galaxy S4 Zoom.

Lo primero que nos ha llamado la atención nada más tener en las manos el nuevo Samsung Galaxy K Zoom es que ahora realmente su diseño es mucho mejor. Y, esto, en gran medida se ha conseguido ya que la cámara trasera, y todos los elementos que la conforman, están mucho más integrados en la carcasa. De esta forma, si se compara con el Galaxy S4 Zoom es evidente que el nuevo terminal es mucho menos “mazacote”. Esto es positivo en lo referente a la ergonomía y, también, a la hora de llevarlo de un sitio a otro sin que moleste.

Y los datos avalan lo que decimos, ya que un ejemplo de lo mentado es que el peso se ha reducido en el nuevo modelo ocho gramos. Y, todo ello, manteniendo unas líneas que permiten que el agarre en horizontal sea muy cómodo (de lo que damos fe) y, además, con una carcasa que imita las microperforaciones como las del Galaxy S5, lo que da un aspecto de uniformidad en la gama de producto de Samsung. La verdad es que el diseño ha mejorado bastante y eso se nota en la primera impresión que se tiene del Samsung Galaxy K Zoom, que es mucho más positiva y menos impactante por el añadido de la cámara.

Samsung-Galaxy-K-Zoom-trasera

Apartado de teléfono

Comenzamos con el apartado de las novedades en el apartado del teléfono Android, que es una de las “mitades” del Samsung Galaxy K Zoom. Lo primero que hay que decir es que el sistema operativo es Android 4.4.2, por lo que se deja atrás Jelly Bean y, adicionalmente, la versión de TouchWiz (interfaz de usuario de la compañía coreana) es la misma que la del Galaxy S5. El resultado es que el dispositivo funciona con gran fluidez en todo tipo de acciones… incluso en el uso de la aplicación Cámara, esencial en este modelo.

Concretando, en el apartado de la combinación de procesador y RAM, las diferencias son claras: el Samsung Galaxy K Zoom incluye un Exynos de seis núcleos (dos a 1,7 y cuatro a 1,3 GHz) y 2 GB de RAM, mientras que el Galaxy S4 Zoom integra un doble núcleo a 1,5 GHz y 1,5 GB. En definitiva, que el funcionamiento es más rápido en todos los apartados, por lo que aquí no hay duda alguna.

Samsung-Galaxy-K-Zoom-lateral

Adicionalmente, hay que decir que la pantalla ha aumentado de dimensiones, ya que la que tiene el nuevo modelo es de 4,8 pulgadas con una calidad a 720p (mientras que el terminal sustituido integra una de 4,3 a 960 x 540). EL resultado de esto es que el manejo de lo que se ve es mucho mejor, así como la calidad de las imágenes (esencial a la hora de revisar las fotografías). Incluso, hay que decir que la gestión de los diferentes Modos de disparo es mucho más eficiente. Y, recordamos, todo ello sin que apenas se aumenten las dimensiones del Samsung Galaxy K Zoom, lo que habla bien del proceso de integración que ha realizado la compañía coreana.

Otros detalles a valorar de forma positiva es que el Samsung Galaxy K Zoom es compatible con redes 4G, lo que asegura que el compartir imágenes se realice con gran rapidez, y que se incluyen todo tipo de opciones de conectividad (Bluetooth 4.0, WiFi, NFC…). Eso sí, donde no hemos encontrado grandes diferencias es en el almacenamiento interno, ya que en ambos modelos la cantidad disponible es de 8 GB con posibilidad de utilizar tarjetas microSD de hasta 64 GB.

Sistema operativo del terminal Samsung Galaxy K Zoom

Apartado de cámara digital

Como no podría ser de otra forma, aquí el Samsung Galaxy K Zoom también incluye mejoras. La más evidente es que el sensor pasa a ser de 20,7 megapíxeles (24-240 mm. y F3.1-6.3) en vez de dieciséis. De esta forma, se añade tamaño en las fotografías y, también, calidad. Lo que se mantiene es el zoom óptico a 10x, lo que es una buena señal tanto por las opciones que ofrece como por la ya comentada reducción de dimensiones.

Otros detalles del Samsung Galaxy K Zoom son que incluye un flash de xenón (con asistente LED), estabilizador óptico de imagen y rango ISO que va desde los 100 hasta los 3200. Es decir, que es una buena cámara la que se incluye en este nuevo dispositivo.

Samsung-Galaxy-K-Zoom-lateral-2

Otros de los cambios añadidos son más Modos a la hora de utilizar la cámara -y adicionales que se pueden descargar-, tanto en fotos como en vídeos; opciones de filtros variados; aplicaciones para editar las imágenes que se han tomado (una para hacer collage es de lo más interesante); la posibilidad de enfocar de forma doble con un punto para el lugar en concreto y otro para la exposición; y, también, con un añadido para automatizar los “selfies” de lo más interesante (aquí se puede ver un vídeo de cómo funciona). Lo cierto es que son muchas y buenas inclusiones.

En cuanto al uso, lo cierto es que se agradece la pantalla de mayores dimensiones y, comprobamos, que el autonenfoque del Samsung Galaxy K Zoom es muy superior al que pudimos ver en su momento en el Galaxy S4 Zoom, por lo que sí que se puede decir que hay razones más que sobradas para la llegada de este nuevo terminal que, ciertamente, está mucho más “pulido” y se convierte en una buena opción para los amantes de la fotografía y el sistema operativo Android. Y, recordamos, que se pone a la venta desde hoy por un precio de 499 euros.