Se descubre un agujero de seguridad en WhatsApp que permite simular identidades

Escrito por
Android
0

Ser una de las aplicaciones más utilizadas en todo el mundo hace que muchos ojos sean los que están pendientes de lo que te ocurre. WhatsApp es un claro ejemplo de ello, ya que con más de 500 millones de usuarios siempre está bajo la lupa de localizar diferentes vulnerabilidades. Pues bien, se ha encontrado una nueva.

El caso es que dos hackers españoles han descubierto un problema en el código de la aplicación que permite mandar mensajes simulando que se es otro remitente. Eso sí, hay que decir que estas dos personas no son los habituales “piratas” que localizan agujeros de seguridad para su propio beneficio, sino que a lo que se dedican a encontrarlos para que estos se puedan solucionar y no ser utilizados por individuos malintencionados. El nombre de ambos es Jaime Sánchez y Pablo San Emeterio, como bien indican nuestros compañeros de RedesZone.

El caso es que al poder simular que se es un remitente diferente, WhatsApp puede dar pie a que aparezcan diferentes problemas, ya que algún usuario puede pensar que un tercero que no tiene nada que ver le está enviando un mensaje. Aparte del trastorno en el día a día, esto puede ser motivo de problemas más serios que pueden llegar incluso al ámbito legal.

WHATSAPP INTENTA SOLUCIONAR LOS PROBLEMAS DE SU AÚLTIMA ACTUALIZACIÓN

Un ejemplo de lo que decimos pueden ser los juicios, ya que las conversaciones que se tienen en WhatsApp cada vez son más utilizadas en estos. Por lo que hackers malintencionados pueden utilizar el agujero de seguridad para falsear la información (algo que parece que ya se está ofertando en la actualidad a cambio de dinero). Eso sí, los conocimiento deben ser muy elevado poder utilizar el fallo localizado, por lo que evidentemente limita su uso potencial.

El caso es que se espera una reacción desde WhatsApp para solucionar lo que ocurre, ya que deben solucionar lo que ocurre para proteger a los usuarios. Y, además, a partir de este momento el uso que se le da a esta aplicación en el ámbito legal deberá restringirse debido a que la fiabilidad de las conversaciones no es total y, por lo tanto, no debe tomarse como algo irrefutable. En definitiva, que el fallo existe y se debe solucionar.

Fuente: El País