Microsoft denuncia a Samsung por haber dejado de pagarles las licencias

Escrito por
Samsung
0

Samsung paga a Microsoft 15 dólares por cada smartphone o tablet Android que vende. Así podemos resumir el acuerdo entre las dos compañías al que llegaron en el año 2011, y que permitía a Samsung licenciar y utilizar el software y las tecnologías patentados por Microsoft. Sin embargo, Microsoft ha denunciado a Samsung porque han dejado de pagarles las licencias.

Un smartphone o un tablet Android cuentan con una gran cantidad de software y tecnologías que han sido en algún momento patentadas por otras compañías. Esto hace que las compañías estén obligadas a llegar a acuerdos con otras compañías para poder utilizar ese software o esas tecnologías en sus smartphones o tablets. Incluso, esto mismo hace que a veces se contrate a otra compañía para que fabrique los componentes, pues en realidad son ellos los que cuentan con las patentes de determinado software o tecnología. Pues bien, Microsoft cuenta con una gran cantidad de software y tecnologías patentadas que son necesarias para en un smartphone o tablet Android. Es por esto que llegaron a un acuerdo con Samsung según el cual Samsung podía licenciar y utilizar hasta 310 patentes de software y tecnologías de Microsoft, siempre y cuando pagara 15 dólares por cada smartphone o tablet con Android vendido.

Juicio

Sin embargo, ahora Microsoft ha denunciado a Samsung porque estos han dejado de pagarles las licencias. De hecho, Microsoft no solo exige el pago de las licencias, sino que ahora también exige el pago de unos intereses que se generarían porque Samsung no habría pagado cuando debiera las correspondientes licencias a Microsoft.

Poco más sabemos en este momento sobre el conflicto legal en el que se van a enfrentar las dos compañías. Es posible que tanto Microsoft como Samsung quieran llegar a un acuerdo para finalizar el asunto para ir a juicio, pero si no es así, ya podemos esperar que sea otro de los casos legales más importantes del mundo de la tecnología, al nivel del famoso caso de Samsung contra Apple que todavía hoy sigue vivo.