Los tiburones retrasan el despliegue de fibra submarina de Google

Escrito por
Google
0

El despliegue de la increíble red masiva de cables de fibra submarinos entre Europa y América es realmente costoso, pero claro está, nos ayuda a comunicarnos con cualquier persona en un tiempo récord. No obstante, estos cables tienen sus propios riesgos, y es algo que Google sabe bien ya que invierte grandes cantidades de dinero en proteger la fibra de los ataques de los tiburones.

El problema de los escualos no es nuevo. Ya en 1987, el New York Times informó del inexplicable gusto de los tiburones por los 10 nuevos cables ópticos que se instalaron en entre Estados Unidos y Europa. A pesar de que los tiempos hayan cambiado, los cables submarinos continúan siendo el objetivo de estos animales acuáticos, lo que ha provocado retrasos en la instalación de fibra por parte de Google.

Según cuenta Network World, los de Mountain View necesitan invertir grandes cantidades de dinero en proteger sus instalaciones. Concretamente, tal y como indica Dan Belcher, uno de los jefes de producto del equipo Google cloud, la compañía envuelve sus cables de fibra submarinos en kevlar para asegurar al 100% que son anti-tiburones. Como ya sabemos, los cabes de fibra son realmente frágiles y deben estar bien protegidos para evitar problemas. A pesar de que no se ha informado acerca del coste exacto para Google, nos imaginamos que debe ser enorme debido tanto al material utilizado como a los miles de kilómetros que deben cubrirse para que las comunicaciones no se vean alteradas.

Este curioso fenómeno ha provocado ya varios retrasos en algunas de las instalaciones más esperadas y que permitirían aumentar la velocidad de transmisión de datos de forma bastante notable pero, ¿por qué los tiburones se sienten atraídos por la fibra de Google? Una de las teorías más “aceptadas” es que, a diferencia de los cables de fibra terrestre de corta distancia –o cables de cobre-, donde la fibra no emite campos sensibles, los cables submarinos transportan energía de alto voltaje que va avanzando gracias a los repetidores submarinos, emitiendo campos electromagnéticos que los tiburones podrían confundir con presas fáciles.

Al fin y al cabo, lo importante es saber que Google está haciendo un buen trabajo para asegurar las comunicaciones mundiales a pesar de engañar a estos escualos.