WhatsApp, el rey de la mensajería instantánea (y lo seguirá siendo)

Escrito por
Android
0

Me aventuraría a decir que WhatsApp es la única aplicación para dispositivos móviles que absolutamente todo el mundo conoce, ya sea porque la utiliza en su día a día, porque la ha utilizado, o porque sus hijos/padres/vecinos hablan de ella. ¿Cuál es la razón de su éxito? ¿Cómo es posible que tras tantos años en el mercado todos sus rivales hayan “fracasado”?

WhatsApp es el rey de la mensajería instantánea por muchísimas razones, aunque la primera de ellas se encuentra en su número de usuarios activos: 600 millones al mes. Esta cifra es el reflejo de una sociedad que valora de una forma muy positiva la sencillez y la “gratuidad” de los servicios pero, ¿cómo es posible que tras tantos años en funcionamiento –recordemos que la aplicación se desarrolló en 2009-, continúe siendo el referente para todos sus competidores?

Si echamos la vista atrás, en 2013 ya se hablaba de 400 millones de usuarios activos en un mes, y el incremento a día de hoy ha sido notable. Ya sea por una razón u otra, las demás aplicaciones de mensajería instantánea no han tenido este éxito. WhatsApp fue la primera, la innovación de la que todo el mundo habló en un principio, provocando que se creara una base de usuarios que actualmente no cambia. Además, al ser multiplataforma, prácticamente todos los poseedores de un smartphone pueden utilizar la aplicación.

Aplicación WhatsApp con agujeros de seguridad

La importancia de WhatsApp se demuestra sobre todo cuando llega una nueva aplicación que puede hacerle frente. Hace poco hablábamos de Telegram como la gran alternativa: un app de mesajería prácticamente idéntica en diseño y funcionamiento, con funciones ampliadas, mayor seguridad… ¿Y qué ha ocurrido? Que todos aquellos que utilizaban WhatsApp instalaron Telegram para probarlo porque sus amigos lo recomendaron, pero no desinstalaron la primera por miedo a “incomunicarse”, ya que no todos sus contactos conocían la nueva app.

WhatsApp cuenta con una base de usuarios fiable y asentada, algo así como un bar en el que un grupo de amigos queda desde hace mucho tiempo. Tal vez sus precios no sean los mejores, ni sus tapas, pero la fuerza de costumbre hace que acaben allí todos los fines de semana a pesar de que hay lugares mucho más atractivos. Finalmente, uno de ellos decide visitar ese bar más “cool” durante un tiempo y se da cuenta de que, aunque el bar sea mejor, falta algo muy importante: sus amigos. Esto mismo ocurre con WhatsApp, es el estándar de comunicación gratuita y un claro ejemplo de éxito.

Actualmente no hay nadie que le tosa, excepto Facebook con su Messenger, pero resulta que la compañía es la dueña de la aplicación. Por todas estas razones, WhatsApp seguirá siendo el rey de la mensajería instantánea a pesar de los fallos en los servidores que provocan la vuelta de los SMS durante horas. Sí, tendremos alternativas como Telegram o Line para charlar mientras tanto, pero siempre volveremos a ese bar donde nos sentimos como en casa. La costumbre.