¿Cómo sería un iPhone 6 con Android L?

Escrito por
Android
2

Android L llegará a nuestros dispositivos dentro de unas semanas según indican todos los rumores, ya sea como Lemon Meringue Pie, Lion y otro sobrenombre. No obstante, lo que más nos interesa es ver una comparativa con su mayor competidor, el iPhone 6 con iOS 8, software que lleva ya varios meses entre nosotros.

Hace tiempo lo comparamos con Android KitKat 4.4 pero, ¿qué ocurrirá esta vez? Lo cierto es que, como indicamos en el título, es una batalla que beneficia al usuario final ya que ambas compañías intentarán mejorar “copiando” aquello que triunfa en la alternativa de su enemigo. Ayer se presentó el iPhone 6 y con él se mejorará el funcionamiento del sistema operativo. ¿Cómo sería uno de estos terminales con Android L?

Diseño

Actualmente, ambos sistemas operativos se asemejan mucho, tanto en el diseño de sus menús como en el de los iconos de las distintas aplicaciones. No obstante, no ha sido hasta iOS 8 cuando Apple ha ofrecido algunas características que llevaban en Android bastante tiempo, como la posibilidad de compartir archivos al estilo Google Drive o instalar teclados de terceros, algo que seguiremos viendo en el iPhone 6.

iPhone-6

Por su parte, los de Mountain View han conseguido rediseñar por completo el sistema operativo gracias a Android L y a su lenguaje Material Design en el que sobre todo destacan los menús repletos de colores y una interfaz clara, aunque eso sí, algo más “cálida” que en el caso de iOS 8, lo que nos puede ayudar a cansar menos la  vista.

Rendimiento

Como su predecesor, iOS 8 es un sistema operativo de 64 bits que funciona bajo un hardware con arquitectura de 64 bits. La principal diferencia entre éste y Android L es que el primero está diseñado especialmente para un solo teléfono mientras que el software de Google debe funcionar en cientos de smartphones alrededor del mundo. Esto, obviamente, provoca que la optimización sea mayor en el caso de Apple pero gracias a los avances de Google, sobre todo a la hora de soportar plenamente los procesadores de 64 bits y a la integración de un nuevo entorno de ejecución, Dalvik, se ha conseguido disminuir esta diferencia notablemente. Habrá que esperar, claro está, a los primeros benchmarks del nuevo terminal iPhone 6.

Notification-Center-iOS-8

Personalización

En este aspecto no hay discusión, miremos por donde miremos Android L continúa siendo el rey de la personalización. Mientras que este sistema operativo permite hacer prácticamente de todo: instalar launchers, todo tipo de aplicaciones, cambiar tonos de llamada y wallpapers a nuestro antojo…, Apple aún ofrece aplicaciones stock (por defecto) que no pueden ser eliminadas y además, la personalización de los fondos de pantalla y los tonos está limitada, algo que no cambia en el iPhone 6, claro está.

Tiendas de aplicaciones

Siendo honestos, Google Play es una tienda en la que encontramos de todo, incluyendo también bastante malware si no tenemos cuidado o aplicaciones que solo instalan publicidad en nuestro dispositivo. Por el contrario, Apple parece tener algo más de mano dura en este aspecto y publicar aplicaciones en la Apple Store puede ser todo un suplicio para los desarrolladores. Claro está, la primera de estas tiendas es mucho más abierta y encontramos una mayor selección de aplicaciones. Desde luego, la batalla entre Google y los “falsos desarrolladores” es el precio a pagar.

Autonomía y actualizaciones

Apple indicó ayer que la autonomía del iPhone 6 será una de sus grandes características gracias al menor consumo de sus componentes internos. Lamentablemente, aún no tenemos pruebas de estas declaraciones, algo que sí podemos comprobar en Android L gracias a la tecnología de ahorro de batería Project Volta que como ya hemos visto, permite alcanzar un tercio más de autonomía que KitKat. La unión entre un dispositivo Apple y el software de Google podría ser la conjunción perfecta, sobre todo si éste último se puliera tanto como iOS.

Recupera el acceso a las estadísticas de la batería en KitKat

Con respecto a las actualizaciones, Apple domina en este sentido –aunque también depende desde el punto de vista que tomemos en cada caso-. Android L actualmente está disponible para dispositivos Nexus y las actualizaciones llegarán a todos los terminales Google mucho antes que a los fabricados por compañías como Samsung, LG o Sony, que tendrán que esperar varias semanas. Mientras, el iPhone 6 y sus predecesores consiguen las actualizaciones inmediatamente y sin esperas.

Salud, pagos por NFC y otros

Ambos sistemas operativos, iOS 8 y Android L, han sido diseñados para ofrecer una suite para monitorizar nuestra salud gracias al distinto hardware incorporado en los últimos terminales. Si uniéramos las capacidades de terminales como el Galaxy S5 con Google Fit, que estará disponible en Android L, y elementos como el co-procesador M8 del iPhone 6, nos encontraríamos ante uno de los dispositivos más completos. No obstante, Apple ya ofrece HealthKit, su propia suite, aunque eso sí, ya está alabada por distintas compañías como Nike, Adidas o Asus.

Por otra parte, los pagos por NFC van a debutar en el iPhone 6 pero es algo que en Android llevamos disfrutando desde hace prácticamente un año. Eso sí, la seguridad con la que podremos hacerlo en el nuevo terminal de Apple es envidiable, por lo que la unión de ambas tecnologías habría sido perfecta.

HealthKit-iOS8

Como veis, un iPhone 6 con Android L sería una pieza de coleccionista, aunando lo mejor de dos mundos que a pesar de sus diferencias, son realmente semejantes. Ambos tienen ventajas e inconvenientes, pero la libertad de Google es demasiado suculenta para los que nos encanta la personalización y el control total de nuestro dispositivo.


Continúa leyendo

Comentarios

2 comentarios
  1. Anónimo 10 Sep, 14 21:49

    Lo que me gustaría que copiaran de blackberry sería el hub, simplemente seria genial

    0
    1. Anónimo 11 Sep, 14 1:41

      Para eso mejor compro in blackberry 10 que puede ejecutar aplicaciones android jelly bean 4.3 y no se traba ni Le entra virus

      0