Las pantallas de zafiro podrían ser menos resistentes de lo que creemos

Escrito por
Trucos
2

Apple sorprendió en el evento del pasado martes. Sorprendió al no lanzar el iPhone con una pantalla con cristal de zafiro. Al parecer, la compañía habría tenido problemas al encontrarse con que esta no es tan resistente como parecía. Y es que, en realidad, las pantallas de zafiro no son tan resistentes como parece que son.

Cuántas veces habrá tenido que repetir todo profesor de tecnología que la dureza no es la resistencia a romperse, sino la resistencia a ser rayado. Aunque tendemos a decir que algo duro es algo que no se rompe, lo cierto es que esa denominación es totalmente errónea. Algo duro es algo que no se raya fácilmente. El diamante es el mineral más duro que se conoce, y solo se puede rayar con diamante. Pero eso no quiere decir que no se pueda romper o partir. Lo mismo ocurre con el cristal. Es más difícil rayar un cristal que rayar la madera, por ejemplo. Ahora bien, nadie se atrevería a tirar una placa de cristal a una altura de un metro, pues se rompería en mil pedazos, mientras que eso mismo con una placa de madera lo único que puede producir es un fuerte estruendo al golpear el suelo, sin romperse, claro está. De hecho, este problema de la fragilidad del cristal ya lo hemos visto antes en los smartphones que cuentan con carcasa posterior de cristal, o incluso con la propia pantalla. En caso de la caída de un smartphone al suelo, siempre lo más frágil es la pantalla. En el caso de los smartphones con carcasa posterior también de cristal, la probabilidad de rotura del cristal se multiplica por dos, al contar con dos placas de cristal.

Pantalla rota

¿Qué aprendemos de esto? Pues que el cristal de zafiro no tiene por qué ser la maravilla que hará que nuestros smartphones sean resistentes a una bomba nuclear. Sí es cierto que el cristal de zafiro no puede ser rayado por nada más que el zafiro y el diamante, pues es el segundo material más duro que se conoce. Apple, sin embargo, se ha encontrado con problemas a la hora de producir placas de cristal de zafiro. Concretamente, los problemas llegaban con las placas para el iPhone 6 Plus, con pantalla de 5,5 pulgadas. Un mayor tamaño, también implica una mayor fragilidad, y al parecer, en las pruebas de resistencia realizadas por Apple, estas placas de cristal de zafiro no obtuvieron muy buenas puntuaciones.

Lo mismo que le ha ocurrido a Apple podría ocurrirle a muchas más compañías que integren cristales de zafiro en sus smartphones. El cristal de zafiro es muy utilizado en los relojes de gama alta. Pero hay que tener en cuenta que cualquiera que se gasta dinero en un reloj de nivel, no le da golpes, ni lo tira al suelo. Y en cualquier caso, es mucho más difícil que este se caiga al suelo. Mientras tanto, sabemos que la caída de un smartphone está casi asegurada, incluso aunque lo cuidemos muchísimo. Además, no es lo mismo un cristal redondo de pequeño tamaño, que un cristal para una pantalla de 5,5 pulgadas.

Quizás no es el momento de comprar un smartphone con un cristal de zafiro. Corning, la compañía que fabrica los cristales Gorilla Glass, ya ha criticado con anterioridad a los cristales de zafiro. Puede que en el futuro ellos mismos los utilicen para sus cristales Gorilla Glass. De hecho, ya estaban trabajando con este material. Sin embargo, existe la posibilidad de que en la competición por lanzar smartphones con características de mayor nivel, las compañías caigan en el error de utilizar un cristal de zafiro, aunque este no sea todavía lo suficientemente resistente.

De momento, habrá que ver cómo avanza el mercado. Tan solo el Huawei Ascend P7, y algún otro smartphone de gama media, cuenta con una pantalla con cristal de zafiro, y se comercializa tan solo en algunos países, por lo que no podemos hablar de un gran éxito.