Cerrar las apps en ejecución perjudica al rendimiento y a la batería

Escrito por
Trucos
1

Los usuarios de Android son mucho más propensos a tratar de buscar mejorar el rendimiento de su smartphone o tablet. Esto ha hecho que surgieran debates sobre la utilidad de cerrar las apps que hay en ejecución, y que podemos ver pulsando el botón de Aplicaciones Recientes –al lado del botón Home–, o dejarlas en ejecución. Pues bien, cerrarlas perjudica al rendimiento y a la batería.

Seguro que muchos de vosotros conocéis, y en algún momento habéis instalado alguna de esas aplicaciones denominadas como “Task Killer”. Estas aplicaciones se dedican a cerrar las aplicaciones que dejamos en ejecución. El objetivo es liberar la memoria caché, de manera que el smartphone vaya más rápido. Al menos, esos son los resultados en teoría. Pero lo cierto es que con el paso del tiempo se descubrió que utilizar estas apps perjudica tanto al rendimiento del smartphone como a la batería, debido a que los sistemas de caché están optimizados para funcionar con un sistema determinado, y cuando nosotros modificamos ese funcionamiento, estamos impidiendo que funcione de manera correcta, haciendo que se consuman más recursos, perjudicando al rendimiento y al batería.

Trucos Android

Sin embargo, nosotros mismos podemos estar llevando a cabo una tarea muy semejante a la de los Task Killer, cuando nos dedicamos cada poco tiempo a ver las aplicaciones que hay en ejecución –por medio del botón de Aplicaciones Recientes–, e ir cerrando todas estas. Quizás pensemos que esto ayuda a que el smartphone funcione mejor, pero lo cierto es que no es así en la mayoría de los casos. Sí es cierto que cuando el smartphone tiene problemas de caché, y se cierran las aplicaciones de manera inesperada, podría ser recomendable ir a Aplicaciones Recientes y cerrar algunas de estas. No obstante, esto no debería ser una costumbre. Cuando cerramos las aplicaciones recientes, lo único que conseguimos es que el smartphone tenga que borrar la memoria caché, algo que consume batería. Por otro lado, cuando volvamos a ejecutar esa aplicación, habrá que consumir más datos para ejecutarla que si esta se hubiera quedado guardada en memoria caché, y eso también consume batería, además de afectar al rendimiento del smartphone, y conseguir que la app tarde más tiempo en ejecutarse.

Si además de todo esto, no solo no hablamos de aplicaciones que consumen pocos recursos del sistema, sino que se trata de aplicaciones de gran rendimiento, como son los videojuegos, entonces el problema todavía se agrava más. El desarrollador de Greenify, una aplicación que se encarga de hibernar las aplicaciones que no utilizamos casi nunca, afirma que cerrar las aplicaciones en ejecución constantemente “reduce la eficiencia del proceso de la memoria caché en Android, y que esto afecta al rendimiento del dispositivo”. Hay que tener en cuenta que los ingenieros que trabajan en Google lleva muchos años tratando de mejorar Android, y si ellos hubieran llegado a la conclusión de que lo mejor es cerrar las aplicaciones en ejecución cada cierto tiempo, hubieran integrado un sistema que se encargara de ello. Y de hecho, algo parecido existe en Android. Evitemos por tanto cerrar las aplicaciones que se quedan en ejecución, y hagámoslo únicamente cuando el smartphone tenga un problema de rendimiento, y las aplicaciones vayan muy lentas, o se cierren inesperadamente.

Es posible que también te interese este vídeo-tutorial en el que hablábamos de algunos trucos sobre cómo ahorra batería.


Continúa leyendo

Comentarios

1 comentario
  1. Anónimo 27 Sep, 14 14:44

    Muy interesante. Yo vengo del mundo iPhone y he entrado de lleno en android de la mano de un Galaxy S5 con KitKat y me encanta el rendimiento, la fluidez del terminal y lo mucho y bien que ha evolucionado android. Como mencionáis en el artículo yo también soy un fanático de la fluidez, de la agilidad y de que ningún proceso o aplicación en segundo plano e innecesaria ralenticen mi smartphone, es por esto que he instalado varias aplicaciones que matan procesos o limpian y liberan caché. También suelo entrar en el “administrador de aplicaciones” y forzar la detención de aplicaciones que aparecen en ejecución y que ni necesito ni las he solicitado, la mayoría son apps de samsung o google que creo que ralentixan mi móvil, lo curioso es que cuando vuelvo al “administrador de tareas” a echar un vistazo veo que vuelven a estar en ejecución la mayoría de ellas (sin haberlas activado previamente). Quizás sea un poco de manía lo mío con la fluidez y yener el procesador “volando” al máximo, ya no lo sé, tanto es así que me planteo rootearlo para poder desinstalar algunas apps de samsung y google que hoy por hoy no puedo desinstalar, incluso si las desinstalo ahora en pocos minutos se descargan de google play y se autoinstalan, siempre están ahí. Podéis decirme si es inútil tanto esfuerzo y si merecería la pena rootear para eliminar apps con el único propósito de conseguir más fluidez y agilidad?
    Gracias de un novato principiante.

    0