Archos VR, un casco de realidad virtual que solo cuesta 30 euros

Escrito por
Accesorios
0

Si quieres comprarte un casto de realidad virtual, de estos que tan de moda están últimamente, pero no quieres gastarte mucho dinero, tienes dos opciones. Hacer uno con cartón, con las instrucción que Google ya envió, o no complicarte y comprar el nuevo Archos VR, que tiene un precio de tan solo 30 euros.

Las cabezas pensantes del mundo de la tecnología se pusieron a pensar en cómo llevar el mundo de la realidad virtual a los usuarios de una manera económica, y se dieron cuenta de que lo más costoso estaba en el procesador, la memoria RAM, la pantalla y, en general, en el dispositivo que se encarga de procesarlo todo. Pero claro, es que eso ya lo tienen casi todos los usuarios. ¿Por qué no venderles lo que les falta para tener un casco de realidad virtual? Y a eso se han apuntado muchas compañías del mundo de la tecnología, algunas con productos con mejores acabados y más caros, como es el caso de las Samsung Gear VR, y algunas otras con productos más económicos, como es el caso de las Archos VR.

Archos VR

Es cierto que este producto de Archos VR no es muy diferente en calidad del Google Cardboard, pero lo cierto es que tampoco lo es el Samsung Gear VR, y cuesta mucho más caro. Al menos, eso sí, en las Archos VR tenemos un dispositivo de plástico, que será notablemente más resistente que lo que nosotros podamos fabricar con cartón. Además del propio dispositivo en el que tendremos que integrar nuestro smartphone, también lleva una cinta para la cabeza, y las lentes correspondientes para que nuestros ojos puedan enfocar a tan corta distancia.

Estas gafas de realidad virtual Archos VR son copmatibles con smartphones cuya pantalla sea de entre 4,7 pulgadas y 6 pulgadas, aunque ellos recomiendan un tamaño de al menos 5 pulgadas para que funcione a la perfección. Su precio de 30 euros hace que sea una de las opciones más económicas del mercado, y quizás sea una de las opciones más inteligentes, sobre todo si tenemos en cuenta que el mundo de la realidad virtual no ha avanzado mucho, y que no tiene sentido gastarse mucho dinero en esto.