Pantallas sin biseles: ¿imposible o inútiles?

Escrito por
Android
0

Las pantallas sin biseles no son una realidad. A pesar de que los fabricantes lo utilizan para promocionar sus productos, afirmando que llevan pantallas sin biseles, lo cierto es que no existe teléfono inteligente que cuente una pantalla sin biseles. ¿Son posibles estas pantallas? ¿Cuáles son las limitaciones técnicas para conseguirlas? ¿Serían útiles?

Pantallas sin biseles, iconos de la ciencia ficción

Las pantallas sin biseles han aparecido en múltiples películas y series futuristas de ciencia ficción. Los tablets y smartphones del próximo siglo siempre han sido sin biseles, y normalmente pantallas transparentes. En teoría, estos serían elementos de los dispositivos del futuro. Ahora mismo eso parece imposible, pero todavía hay que llegar más allá que a la simple posibilidad, hay que fijarse en si en realidad estas pantallas serían útiles.

Limitaciones técnicas

Todavía no se ha conseguido fabricar una pantalla sin biseles. Ni las de gran tamaño, ni las de pequeño tamaño, todavía sigue siendo necesario contar con biseles en las pantallas. Ya no hablamos de los smartphones, sino de las pantallas en sí mismas, que requieren todavía de un marco en el que incluir componentes de la pantalla necesarios para que en la sección central se muestre la imagen. Cada vez se ha reducido más ese bisel, pero todavía hoy sigue existiendo. En la pantalla de una televisión prácticamente no se nota, pero lo cierto es que en un smartphone, de mucho menor tamaño, el bisel es de una proporción mucho mayor, y se distingue mucho más. Mientras tanto, los ingenieros siguen sin ser capaces de fabricar una pantalla sin ningún tipo de bisel. De hecho, la propia Google estaba trabajando en desarrollar esta pantalla para conseguir que forme parte de su proyecto de smartphones modulares. Con una pantalla sin biseles sería posible incluso integrar diversas pantallas para conseguir una única de mayor tamaño.

Pantalla con bisel

Limitaciones de usabilidad

Pero es que, incluso aunque se consiguieran las pantallas sin biseles, habría que determinar si de verdad serían útiles. Desde luego, para crear pantallas modulares sí. Es imposible crear una pantalla modular en un smartphone si no se elimina el bisel. Pero habría que pensar en si es útil el smartphone sin bisel. Pensemos que actualmente utilizamos el smartphone con la mano. Y las pantallas táctiles hoy en día son muy sensibles. Eso hace que las pantallas que hoy en día tienen muy poco bisel, aunque son de gran nivel, presenten algunos problemas en ocasiones con pulsaciones involuntarias generadas en el lateral de la pantalla. El mayor problema que nos encontraríamos con una pantalla sin ningún bisel, es que en cuanto tengamos el smartphone en la mano, estamos pulsando en la pantalla.

¿Cómo podría ser útil una pantalla sin biseles?

Hay tres opciones de futuro para las pantallas sin biseles. El primer caso es el de los relojes inteligentes. Ahora los llamamos relojes, pero el día de mañana podrían ser de mayor tamaño, y los podríamos llevar igualmente fijos en la muñeca. En tal caso ya no llevamos el smartphone en la mano, y entonces no se generarían pulsaciones involuntarias.

En segundo caso, podría eliminarse la sensibilidad de la pantalla en los laterales del display. Claro, esto podría generar problemas, pues la sensación que tendríamos sería la de que podemos pulsar, aunque en realidad la pantalla táctil no funcionaría en los laterales. Esto es un defecto de interfaz de usuario.

Por último, también podría tratarse de una pantallas sin biseles que genera biseles. Es decir, que los laterales de la pantalla serían de color negro, salvo en determinados momentos, como cuando jugamos a un videojuego o vemos una película.

¿Cuándo llegarán las pantallas sin biseles?

De momento, eso sí, no hay noticias sobre la llegada de pantallas sin biseles. No hay dudas de que las compañías trabajan por conseguir algún día este tipo de pantallas, pero ahora mismo hay otros objetivos principales para las compañías que fabrican las pantallas, como mejorar la resolución de las pantallas, o utilizar nuevas tecnologías. Todo por no hablar de las pantallas flexibles. Así las cosas, las pantallas completas sin biseles todavía tardarán un tiempo en llegar.