Android 5.0 Jelly Bean podría llegar en verano

Android 5.0 Jelly Bean podría llegar en verano

Miguel Criado

La nueva versión del sistema operativo Android podría salir a la luz en el tercer trimestre de este año, en pleno verano. Siguiendo la costumbre de bautizarlas con nombres de postres y por orden alfabético, tras Ice Cream Sandwich, le toca al turno a Jelly Bean (algo así como gominola). El problema es que va a llegar cuando aún su hermano, el Android 4.x, aún no se ha instalado. Vuelve el fantasma de la fragmentación de Android.

Si se puede creer a una fuente anónima recogida por el periódico DigiTimes, la nueva versión de Android, la quinta, debería ser publicada a partir de junio. En esas fechas se celebra la conferencia de desarrolladores de Google I/O, Sería el marco ideal para su anuncio.

Esto podría explicar el proceso acelerado que están teniendo algunos fabricantes para distribuir la actualización de Ice Cream Sandwich cuanto antes. En los últimos días ha habido anuncios en ese sentido por parte de Samsung, Motorola o Sony. HTC, además, ya va a sacar su nueva serie X One con Android 4.x. Es como si quisieran que todo el mundo (si su terminal lo permite) tenga el ICS ante de que nazca su hermano.

Pero el problema es que van a tener que darse prisa. En enero, Google publicó que sólo el 0,6% de los móviles y tablets tenían Android 4.x. La cifra ha subido desde entonces, pero no mucho. Si se consulta la web oficial de los desarrolladores de Android se puede ver que, a cinco de marzo, apenas 1,6 de cada 100 terminales tenían el ICS.

Si Google proclama ufano que cada día se activan casi un millón de dispositivos Android, eso significa a la fuerza que la mayoría aún lo están haciendo con versiones del sistema operativo anteriores a Ice Cream Sandwich. Ya no se trata tanto de fragmentación de la plataforma, como denuncian algunos expertos, es que el despliegue de las versiones más recientes es muy lento.

Hasta ahora, solo la familia de terminales Nexus, apadrinados por Google, estrenaban sistema operativo. El resto de fabricantes tenía que esperar. Además, tienen la manía de personalizarlos con sus propias modificaciones. Eso hace que el retraso aumente y explica buena parte del enfado de los usuarios que ven como nuevos terminales tienen viejos sistemas operativos. Y con Android 5.0 Jelly Bean todo indica que volverá a pasar lo mismo.

Vía BGR