Sony advierte negativamente sobre Ice Cream Sandwich en sus móviles

La llegada de una nueva versión del sistema operativo, siempre nos trae a la mente las mismas cosas. Mejor rendimiento, mejores funciones, más rapidez, más capacidad, mejor móvil, etc. Pero lo cierto es que hay una componente que siempre olvidamos, y es que el sistema operativo tiene que estar adaptado al hardware, que en un inicio, se optimizó para un sistema operativo diferente. Pues ese es uno de los problemas de Sony, que se ha dado cuenta de que la actualización a Ice Cream Sandwich en algunos de sus dispositivos puede ralentizar los móviles y hacerlos más inútiles, por lo que ha advertido a los usuarios.

Se agradece, que al menos avisen antes de que se haya realizado todo el proceso. Y además, han avisado con datos, pruebas, y dando una pequeña orientación a los usuarios, para que, en caso de que decidan actualizar, lo hagan en pleno conocimiento de causa. ¿Qué ocurre? Que el hardware que llevan algunos móviles de los cuales Sony prometió que actualizaría, estaba adaptado a la anterior versión del sistema operativo, y tiene problemas con la nueva y sus cambios.

Consumo de RAM

Por ejemplo, algunas aplicaciones utilizan más memoria RAM en Ice Cream Sandwich que en Gingerbread. Una de las aplicaciones más destacadas, es el propio navegador de Internet. Y no es algo despreciable precisamente. El navegador consume en ICS entre 20-30 MB más que en Gingerbread, una cantidad demasiado grande en algunos dispositivos que tienen solo 512 MB de memoria RAM. Al ser el navegador de Internet Pero además de eso, hay muchos cambios pequeños que, en conjunto, hacen que se requiera un mayor requerimiento de la memoria RAM, algo preocupante si el móvil ya de por sí tiene problemas con algunas aplicaciones o en el día a día.

Tiempos de inicio

Pero ese no es el único problema encontrado en la actualización a Ice Cream Sandwich, también se han encontrado prolongaciones en los tiempos de inicio de algunas aplicaciones. Y es que, el trabajo con bases de datos SQL, mientras antes se realizaba de forma nativa, ahora se realiza en la capa Java. De esta forma, los tiempos de lectura y escritura en esas bases de datos son más largos. Muchas de las aplicaciones realizan una gran cantidad de aplicaciones con bases de datos SQL durante el inicio de la aplicación, lo que hace que muchas de ellas tarden en iniciarse, y de una manera bastante importante. Obviamente, este problema es más de las aplicaciones que de Google o Sony, pero es algo a tener en cuenta si el móvil no tiene demasiada potencia.

Aceleración de hardware y consumo energético

Por último, también se han encontrado algunas desventajas relacionadas con la aceleración de hardware, que aunque puede parecer algo bueno, está dando malos resultados con algunas cosas. La aplicación de Ajustes consume entre 1-2 MB más de memoria RAM, y tarda más tiempo en iniciarse por culpa del acelerador de hardware.

Mientras una aplicación está en marcha, se está usando la aceleración de hardware, pero salvo que no tenga gráficos de alto nivel, no se percibirá diferencia. Esto se consigue en detrimento de la batería, que se ve afectada por esta característica. Si no había ya suficientes limitaciones de batería, ahora tendremos más. Y lo mismo se puede decir de la reproducción de vídeos, que ahora consumirá mucha más energía.

Sin duda, habrá que pensarse dos veces si queremos actualizar el Sony, y más si no es uno de los modelos de mayor potencia. Una buena elección sería esperar unas semanas desde el lanzamiento de la actualización a ver qué opinan algunos usuarios que ya hayan actualizado.