Probamos la actualización de los Google Nexus S a Ice Cream Sandwich

Después de una semana desde que los Google Nexus S empezaran a ser actualizados en EEUU, Ice Cream Sandwich llega también a España. Hemos pasado el fin de semana probándolo y la nota se acerca al sobresaliente. La espera ha merecido la espera.

La actualización vía OTA (directamente en el dispositivo) para el móvil de Google hecho por Samsung ha sido todo un salto casi en el vacío. Los terminales, llegados a España el año pasado, han pasado de Android 2.3 Gingerbread a la última versión de Ice Cream Sandwich, la 4.0.4 saltándose varias actualizaciones por medio.

Aún así el cambio es espectacular. Da la sensación de que te has comprado un nuevo móvil. Y eso nos vuelve a recordar el enfado de muchos que aún no entienden porqué Google, fabricantes y operadoras tardan tanto en actualizar nuestros terminales. El Nexus S llegó a España en marzo de 2011 y Android 4.0 fue presentado en mayo siguiente. Han tenido casi un año para portarlo.

Pasando al análisis de la actualización. Lo primero que destaca de la implantación de Ice Cream Sandwich en un Nexus S (es la misma actualización que están recibiendo los Samsung Galaxy Nexus) es su elegancia. Es como si Android se hubiera hecho mayor y ahora le importara más su apariencia.

Tras su descarga, Android 4.0.4 ocupa 128,6 MB, instalación y reinicio, ya llama la atención sus las líneas, ahora más finas, de la información inicial que aparece en la pantalla como son el reloj o el patrón de desbloqueo. Tras reiniciarlo, todas mis aplicaciones y mi configuración seguían intactan. Lo único llamativo de la pantalla principal es que aparecen en la parte inferior cuatro aplicaciones predeterminadas, las de llamadas, contactos, mensajes y navegador. Pero, a diferencia de los iPhone, aquí se pueden eliminar con un sólo clic.

Pero la gran novedad aquí es el buscador de Google. Además de la ya conocida búsqueda por voz, ahora permite buscar tanto en internet como en el móvil, desde contactos a aplicaciones. Además, la transición entre las distintas pantallas o de la visión horizontal a la vertical se hace de una manera muy suave pero extrañamente rápida.

Para descubrir mejor las novedades no hay nada como ir directamente a Ajustes. En el apartado Conexiones Inalámbricas y Redes, aparece un valiosísimo “uso de datos” que muestra una radiografía de nuestro consumo de datos y opciones para limitarlo. También te avisará cuando llegues a un tope.

En el apartado del Dispositivo hay muchos cambios, pero el más interesante es el que tiene que ver con el consumo de batería, que muestra el gasto que está haciendo cada aplicación en ese momento. Gracias a esto he descubierto que una app que apenas usaba estaba consumiendo más de un 20% de la carga y eso que estaba ejecutándose en segundo plano. La he eliminado por derrochona. El de la batería era uno de los mayores problemas del Nexus S. De hecho la primera actualización a Ice Cream Sandwich en diciembre tuvo que ser retirada porque reducía la autonomía a unas cinco horas. Ahora, sin ser el móvil que mas dura, al menos ha recuperado un 30% de autonomía.

Otro de los puntos fuertes aquí es el de las aplicaciones. Con un clic se puede pasar una app de la memoria interna a la tarjeta externa o hacerla volver.

En la categoría Personal también hay muchos cambios. Yo me quedo con la introducción de la escritura por voz y la copia de seguridad. En Sistema, Android 4.0.4 ha convertido al Nexus S en un móvil realmente accesible para los discapacitados. Tiene la opción de decir las contraseñas en vez de tener que escribirlas, comandos de voz para ejecutar aplicaciones…

En cuanto al funcionamiento en sí, algunas aplicaciones, en especial las de Google, ya están aprovechando las novedades de Ice Cream Sandwich. La experiencia de usar el Gmail en el móvil, por ejemplo, ya es tan buena como en la versión de escritorio.La carga de páginas es más rápida y la ejecución de las aplicaciones también.

Pero todo no podía ser positivo. Me han llegado actualizaciones de apps que ya había instalados y algunas, como en el caso de Instagram, hasta tres veces. Otro problema que he detectado es que, al ir a una nueva pantalla, a veces los nombres de las aplicaciones aparecen distorsionados y solo las reconozco por el icono. Pero me parece que son dos problemillas que impiden que Ice Cream Sandwich alcance el 10 de la perfección pero no sacar una muy buena nota.