HTC One S, carcasas deterioradas por culpa de la “Micro Arc Oxidation”

Acabamos de hablar del HTC One S, uno de los nuevos móviles de la compañía taiwanesa que, aunque es el hermano pequeño del One X, puede presumir de tener unas características más que destacables. Entre ellas, cuenta con una pantalla de 4,3 pulgadas, que nos permite manejar un dispositivo potenciado por un procesador Qualcomm Snapdragon  S4 de doble núcleo a 1,5 GHz, que ha sido capaz de superar a otros como el Tegra 3 de cuatro núcleos en algunos test. Además, lleva una carcasa de aluminio con tratamiento “Micro Arc Oxidation”. Y esta parece ser la causante de que algunos clientes ya tengan deterioradas sus carcasas.

Cuando HTC anunció que la carcasa de su nuevo One S iba a llevar el tratamiento “Micro Arc Oxidation”, había miles de razones positivas para comprar este, y que convertían este tratamiento en algo ideal. Por ejemplo, hace que el dispositivo sea más fino y aun así más resistente. Incluso, desde la compañía decían que no era necesaria una funda protectora. Además, también es mucho más duradera. Prueba de todo ello, es que forma un compuesto cinco veces más duro que el aluminio aeroespacial, y tres veces más que el acero inoxidable.

Pues todas esas cosas que se suponía que hacían el móvil más fuerte, resistente y duradero, podrían acabar de hundirse, después de contemplar como la carcasa de un HTC One S se ha deteriorado de forma bastante visible. Y no es algo ocasional, sino que en diversos foros y páginas, como MoDaCo y XDA, son varios los usuarios que han empezado a ver como, después de un uso mínimo, la parte superior de su dispositivo quedaba “picada”, como si perdiera una parte del recubrimiento. Los usuarios que han sufrido estos desperfectos afirman en los foros que ellos no han maltratado el dispositivo y que le han dado un uso normal, mínimo en todo caso.

Resulta bastante llamativo que un tratamiento que hace más duro y resistente el dispositivo, sea tan sensible a pequeñas marcas. Micro Arc Oxidation consigue, además de las supuestas mejoras en el recubrimiento del móvil, dar un aspecto cerámico a la carcasa, que es muy perceptible al tacto. Sin duda, estos pequeños defectos pueden ser un inconveniente para los compradores que pensaban hacerse con un HTC One S. El HTC One X, por su parte, no lleva una carcasa de este tipo, sino una de policarbonato.