Revisión a fondo del HTC One S

Revisión a fondo del HTC One S

Miguel Criado

Hemos llenado páginas y páginas hablando del HTC One X. Cierto que está llamado a ser la estrella de esta primera parte del año, pero sería un error dejar que oscureciera al resto de la familia. La semana que viene llega a España también su hermano pequeño, el HTC One S y se merece por sí solo una revisión a fondo.

Nuestro colegas de Android Central han hecho el análisis más completo de One S que haya leído y aquí os vamos a resumir sus conclusiones más importantes.

Más pequeño, el HTC One S tiene unas dimensiones de 131 mm por 65 mm y 8,7 de fondo. Esto lo hace uno de los móviles más delgados del mercado, a la altura del Galaxy S2 o el Galaxy Nexus. A diferencia del One X, que tiene una nueva carcasa de policarbonato, el One S conserva un armazón de aluminio.

Como es lógico en un terminal algo menor, el One S tiene una pantalla unas pulgadas menos que el One X, 4,3 pulgadas frente a 4,7. Hay una consecuente reducción de la resolución pero inapreciable si venimos de un terminal que no sea HD. De hecho, la calidad de la imagen en el One S es superior a la del Motorola Razr que comparte características de pantalla.

En una tendencia (negativa creo) impuesta por el iPhone, el HTC One lleva una microSIM, lo que dificulta su intercambio y uso en otros dispositivos. Tampoco hay forma de acceder a la batería y no hay ranura para una microSD, así que habrá que apañarse con los 16GB (menos si le quitamos lo que ocupa el sistema operativo) de almacenamiento interno. Dicen que se han visto obligados para hacer un diseño tan redondo y compacto pero a mí no me termina de convencer tanta limitación.

Por dentro, el HTC One S no tiene el procesador de cuatro núcleos de su hermano mayor pero sí un remozado Qualcomm Snapdragon S4 de doble núcleo a 1,5 GH de velocidad. A pesar de tener menos núcleos, esta CPU compite muy bien con los Tegra 3 de NVIDIA en los test de rendimiento.

En cuanto al software, el ONE S y el ONE X comparte sistema operativo Ice Cream Sandwich y sobre él la interfaz gráfica HTC Sense 4, por lo que en eso están empatados.

Podéis leer el resto del análisis en Android Central.