Teoría de la conspiración – Todos contra Nokia

Escrito por
Android

Windows Phone intenta hacerse un hueco en el mercado de los sistemas operativos para móviles. En este momento ya se puede decir que es el tercero en discordia, por detrás de iOS y Android, aunque todavía no está para nada afianzado. Su sinergía con Nokia tuvo el claro objetivo de hacer llegar el sistema operativo a todos los fieles a la compañía finlandesa. Ahora bien, parece que no está teniendo tan buena relación con el resto de fabricantes, que están haciendo el vacío a Microsoft y su sistema operativo. La teoría de la conspiración apunta a que los fabricante quieren hundir a la gigante Nokia.

Hace unas semanas decíamos que Nokia hubiera tenido mejores ventas si hubiera optado por Android como sistema operativo para sus móviles, pero lo cierto es que puede que la razón de la falta de éxito de Windows Phone radique en terceras compañías. Todos sabemos lo exitosa que ha sido Nokia. Hasta que aterrizó Apple con su iPhone, Nokia era el líder indiscutible en el mundo de la telefonía móvil, un modelo a imitar, e incluso a copiar. Aún con llegada de la manzana, la compañía finlandesa podía seguir jactándose de que eran la fabricante de móviles más grande del mundo, tanto en ganancias como en número de dispositivos vendidos.

No obstante, la compañía fue decayendo y perdiendo esa posición de esplendor que siempre había tenido. Optó por apostar por Windows Phone, consiguiendo así un acuerdo con Microsoft de colaboración, que debía hacerlas crecer de forma conjunta. De esta forma, se han podido ver dispositivo de mucha calidad. Los Nokia Lumia son rápidos, ágiles, con muy buen diseño, y probablemente, la mejor interfaz de usuario de los tres sistemas operativos principales.

Ahora bien, ¿por qué no acaba de triunfar Nokia en esta era de los teléfonos inteligentes? Desde luego, por no saber hacer móviles no será. Y no es una opinión propia solamente. Son muchos los que quedan maravillados con el funcionamiento de los Nokia Lumia. Parece que el resto de las compañías están teniendo una importancia vital para que Nokia no siga creciendo. No quieren que la compañía finlandesa tenga éxito. Es lógico, si pensamos en lo que era Nokia, dominaba el mercado de forma inexpugnable.

Las fabricantes como Samsung, HTC o Sony no desean que Nokia crezca y les haga competencia. Si la compañía finlandesa alcanzara el nivel que tuvo en el pasado, estas otras compañías perderían una gran cuota de mercado. No obstante, las otras fabricantes serían las que más sufrirían. LG, Huawei, Motorola o ZTE, tendrían serios problemas para entrar en el mercado si Nokia se posicionara con el estado dominante que tenía antaño.

¿Qué hacen estas compañías? Bloquean el crecimiento de Windows Phone. Si el sistema operativo de Microsoft no se extiende a otros móviles, los desarrolladores no verán interés en dedicar esfuerzo, lo que supondría un menor número de aplicaciones, y un menor interés de los usuarios por comprar móviles con este sistema operativo. Puesto que Nokia ha apostado por Windows Phone en todos sus dispositivos de alta gama, los fabricante lo tienen muy fácil. Se alían y no dan soporte al sistema operativo de Microsoft, impidiendo que no crezca este y, como consecuencia, que no crezca tampoco Nokia.

Un arma de doble filo

Sin embargo, podría resultar no ser tan efectivo como creen. Los esfuerzos de Nokia y Microsoft por hacer que sus productos triunfen están siendo muy grandes. No tienen intención de tirar la toalla, y continúan mejorando cada vez más el sistema operativo y los móviles que ponen en el mercado. Lo cierto es que a pesar del boicot del resto de las competidoras, es innegable que cada vez más desarrolladores están mostrando interés en Windows Phone.

Solo el tiempo dirá si Nokia consigue sacar adelante su estrategia de promoción y conseguir llevar sus Lumia a una buena cantidad de usuarios. Aunque, desde luego, ninguna compañía tiene un historial con un respaldo mayor para lograr su objetivo.