Ice Cream Sandwich apenas está en el 7% de los terminales Android

Es el cáncer de Android. Para cuando llega la última versión del sistema operativo, la mayoría de los terminales sigue aún con la antepenúltima, con el consiguiente enfado de nosotros, los usuarios. Google acaba de dar a conocer las últimas cifras del reparto de las distintas versiones. La más reciente y mejor, Ice Cream Sandwich, solo está instalada en el 7,1% de los dispositivos. Llegará Android 5.0 Jelly Bean y aún habrá más móviles con Gingerbread que con Android 4.0.x.

Los últimos datos los acaban de publicar en Android Developers, la página ofcial de los desarrolladores de la plataforma. Según estas cifras, Android 4.0 (que incluye cuatro versiones, hasta la 4.0.4, con pequeñas modificaciones) está desplegado ya en el 7,1% de todos los terminales Android activos. Como en la última estadística publicada, Gingerbread (de Android 2.3 a Android 2.3.7) sigue siendo el sistema más presente entre los terminales, ahora con el 65%. Los datos sirven también para confirmar el fracaso que fue la salida de Honeycomb, el Android específico para tabletas, que solo corre sobre el 2,3% de ellas. Impresiona igual que aún haya casi un 20% de dispositivos que funcionen con el viejo Android 2.2 Froyo.

Todas estas cifras hay que ponerlas en contexto para sacar conclusiones. La más evidente es la lentitud de despliegue de las nuevas versiones. Ice Cream Sandwich fue presentado hace ya más de medio año. Lo vendieron como el gran sistema operativo Android, con todas sus posibilidades, que si la multitarea mejorada, los botones virtuales, que si la aceleración por hardware, Android Beam… Un sinfín de mejoras que solo han servido para frustrar a los usuarios a los que se les enseña un caramelo muy goloso para después retirárselo casi de la boca.

La actualización a Ice Cream Sandwich no se ha acelerado hasta el mes pasado, cuando la gran mayoría de los móviles vendidos en 2011 podrían hacerlo funcionar sin problemas. Pero es que aún hay fabricantes (y no vamos a dar nombres) que se atreven a lanzar en estos mismos días terminales con Gingerbread. Lo único que van a conseguir es que la gente se cambie de bando y se vaya a otras plataformas.

Y la cosa no parece tener solución. Desarrolladores de Google culpan a los fabricantes y estos a las operadoras y todos se acusan entre sí del insoportable retraso. Me apuesto lo que queráis a que, cuando salga Android 5  Jelly Bean, su antecesor aún no ha alcanzado el 20% de implantación.

Las últimas cifras en Android Developers