Nokia acusa a Google de infringir sus patentes en su tablet Nexus 7

Escrito por
Google

La guerra de las patentes es un pozo sin fondo. Si no hace ni tres días que Apple conseguía una victoria frente a Samsung para impedir la venae de sus Galaxy Nexus en EEUU (que la compañía coreana ya ha recurrido en los tribunales), ahora es Nokia quien acusa a Google de infringir sus patentes en la nueva tablet Nexus 7. Un verdadero lio, la verdad.

El caso es que parece ser que ASUS, fabricante del nuevo tablet de Google que fue presentado en el transcurso del evento para desarrolladores Google -Google I/O-, ha utilizado algunos elementos en su conectividad WiFi que son propiedad de Nokia… o, al menos, eso dice la compañía finlandesa. Y, por lo tanto, Nokia está pensando en demandar tanto a Google como a ASUS ya que, según indican, ninguna de las dos empresas responsables del nacimiento de Nexus 7 se ha puesto en contacto con ellos para comprar o hablar al respecto del uso de sus patentes.

Más o menos lo habitual en el mundo de la movilidad, pero con una diferencia en esta ocasión: por lo general, Nokia no suele ser de las compañías que hacen este tipo de declaraciones de cara a la galería. Por lo tanto, es posible que “pase algo” en breve.

Un portavoz de Nokia ha indicado que la patente que han infringido concretamente es en la que se realizan las búsqueda y conexión con redes inalámbricas, por lo que es una parte esencial del portfolio que tiene la compañía y que, en este tipo de casos, lo habitual es que quien quiera utilizar dicha tecnología en sus dispositivos, se ponga en contacto con Nokia para llegar a un acuerdo de uso. Por el momento, ni ASUS ni Google han realizado ninguna declaración al respecto, pero algo tendrán que hacer o decir, ya que la sombra de los tribunales es demasiado grande en estos momentos y no creemos que sea positivo que otra vez se tengan noticias de parada de ventas de productos o multas millonarias.

Por ahora, lo único que está claro es que Nokia quiere hablar con los creadores de Nexus 7. Y, de ser cierto que han utilizado patentes sin permiso, deberán llegar a un acuerdo. La verdad es que el uso de las tecnologías en los dispositivos móviles es cada vez más complicado y, si se sigue por este camino, los usuarios acabarán por no entender nada… si es que ya entienden algo.