Samsung pierde el juicio, pagará 800 millones a Apple más la condena

Tres semanas es lo que ha durado uno de los juicios más seguidos por el mundo tecnológico. Tres semanas que nos han dado mucho, desde bocetos y prototipos antiguos de cada uno de los dispositivos estrella de las compañías, hasta debates para llenar enciclopedias completas. Pues bien, el juicio en el que Samsung y Apple se jugaban mucho, ha llegado a su fin. El tribunal federal de San José, en California, ha dictaminado que Samsung es culpable de violación de patentes en el diseño y fabricación de sus dispositivos, y tendrá que pagar 800 millones de euros a Apple.

Pero es que además, no es el único castigo para la compañía surcoreana. Los 800 millones de euros (1.000 millones de dólares), son el pago de compensación por los daños ocasionado a Apple al haber violado sus patentes. Pero lo cierto es que, si los dispositivos no son legales, también tendrán que ser retirados del mercado estadounidense. De momento, los dispositivo que parece que se llevarán la peor parte serán el Galaxy S, Galaxy S2, Nexus S y Epic 4G, cuya venta podría queda prohibida en Estados Unidos, con mucha probabilidad. No obstante, algunas opiniones apuntan a que incluso dispositivos como el Samsung Galaxy S3 podrían ser retirados del mercado, aunque esto es más improbable, puesto que supuso un cambio de diseño importante.

Culpables pero, ¿de qué?

El juicio giraba en torno a la originalidad del iPhone como el dispositivo de referencia. Apple defendía que el iPhone y el iPad fueron revolucionarios y cambiaron el mercado, y que Samsung se limitó a copiar en «tres meses», lo que a ellos les llevó «cinco años», según palabras textuales. La compañía americana demandó a Samsung por violación de patentes, solicitando un pago de casi 2.500 millones de dólares. Samsung, por su parte, contrademandó a Apple, alegando que esta era la que había violado algunas de sus patentes, relacionadas con componentes de conexión inalámbrica. Además, los surcoreanos se defendieron alegando que lo que Apple hizo no era tan original, ni era algo tan nuevo.

En cualquier caso, el jurado, compuesto por nueve personas, ha dictaminado por unanimidad que Samsung es culpable de violación de patentes. Entre otras, de cómo se hace zoom para ampliar la pantalla, y de la forma de los iconos, además del rebote de la pantalla cuando se llega al final del documento. Eso sí, parece que en lo que es el diseño del Galaxy Tab, no ha habido violación de patentes por parte de Samsung.

No obstante, 1.000 millones de dólares (800 millones de euros), es un pago bastante importante. Pero sin duda, lo más peligroso para los surcoreanos, más allá del pago de una cifra económica, es la más que probable retirada del mercado de algunos de sus dispositivos más importantes, que podrían suponer un cambio muy brusco en el mercado estadounidense de los smartphones.

No hay que olvidar, además, que Samsung todavía puede recurrir esta sentencia, y que de hecho, lo va a hacer, aunque siendo realistas, con una unanimidad total por parte del jurado, no tienen muchas posibilidades.