Samsung Galaxy S4 podría presentarse en febrero de 2013 y llegar a las tiendas en marzo

La “factoría” Samsung no para de trabajar y, por ello, ya se está especulando con posibles fechas en las que podría presentarse en sociedad Samsung Galaxy S4, que sería una vuelta de tuerca en lo que a capacidad técnica y opciones de usabilidad se refiere. Según ha indicado The Korea Times, la fecha que se está barajando es febrero del año 2013, justo cuando se celebra la feria Mobile World Congress en Barcelona.

Y esta filtración llega justo cuando los rumores más importantes en lo que se refiere a Samsung se centran en el lanzamiento y desarrollo del nuevo modelo Nexus de Google. Pero, también le ha salido la jugada esta compañía con Galaxy S3, que no es de extrañar que se empiece a especular la llegada de su sucesor.

Si se confirma este punto, la presentación del terminal de referencia de la compañía coreana se adelantaría en el tiempo (hay que recordar que S3 se presentó en mayo y su llegada a las tiendas se produjo en junio). Esto tendría todo el sentido del mundo, ya que esta política de presentarse antes le ha funcionado muy bien a Samsung en su “guerra” particular con iPhone de Apple.

En las tiendas, en marzo

Pese a ser presentado en febrero, Samsung Galaxy s4 no llegaría a las tiendas hasta el mes de marzo, siempre según The Korea Times, por lo que se calcaría la forma de actuar que se ha tenido con su predecesor.

Algunos detalles específicos del nuevo terminal se han dejado caer, como por ejemplo que el SoC Exynos integraría la conectividad LTE dentro del propio chip sin necesidad de utilizar uno específico de Qualcomm. También se ha indicado que la pantalla es muy probable que sea de 5 pulgadas tipo OLED y que podría ocupar la parte frontal del terminal casi por completo. Sería espectacular que esta fuera de las flexibles en las que viene trabajando Samsung.

El caso es que ya se ha comenzado a especular tanto con la fecha de llegadas de Samsung Galaxy S4 como con algunos de sus posibles componentes… Y, esto, ocurre cuando Galaxy S3 sólo lleva unos meses en el mercado. Las cosas le pintan muy bien a la compañía coreana.