WhatsApp ya es de pago, aclaramos toda la historia

Llevamos unos días con el grito en el cielo por lo que está ocurriendo con WhatsApp. Que si es de pago, que si lo será, que si no lo es, que si lo fue. Lo que es realmente imposible es aclarar lo que ocurre con un servicio que algunos han pagado, que otros no han pagado, y que se renueva de forma automática. Hemos investigado muchos casos, nos hemos puesto a buscar información y comparar casos y por fin conocemos cómo funciona el sistema del popular WhatsApp a la hora de los pagos. Pero, en efecto, empieza a requerir más pagos que antes.

WhatsApp siempre ha sido de pago, eso es cierto. Comenzó siendo una aplicación de iPhone, y había que pagar por ella, 0,89 euros. Era la envidia de muchos de los usuarios de otros sistemas, y empezó a ser muy famosa. Después saltaron a Android, y otros sistemas, y la oferta siempre ha sido la misma: primer año gratuito, y 0,99 euros al año a partir de ahí. Nunca ha cambiado. No obstante, el caso es que la inmensa mayoría de nosotros, que llevamos haciendo uso del sistema varios años, nunca hemos pagado.

Hay tres estados diferentes en los que nos podemos encontrar con respecto a la aplicación: Pagada, Prueba gratuita y Caducada. Si utilizamos Android, podemos haberla pagado de varias formas. Por ejemplo, yo la pagué con un iPhone que tenía como dispositivo secundario. Mi Xperia se quedó sin batería, y para seguir usando WhatsApp, introduje la tarjeta en el smartphone de Apple. Al intentar instalar la aplicación, tuve que pagar, y ya se me registró como cuenta pagada. Otra opción es que directamente hayamos pagado de forma voluntaria desde nuestro Android, a través de la opción existente en la propia aplicación. O que incluso seamos uno de esos usuarios a los que se les ha hecho ya pagar.

La prueba gratuita es simple, es la del primer año de uso de la app. Todos los usuarios que instalamos WhatsApp en nuestro Android y que no la hemos usado nunca, entramos con este estado. No obstante, a pocos nos han cobrado al acabar ese año. Por una sencilla razón, el equipo de WhatsApp renovaba automáticamente el periodo gratuito, agregando en algunos casos hasta 10 años, en otros uno o dos años, y más recientemente, tan solo seis meses. Caducada es el estado en el que entra nuestra cuenta cuando hemos pasado el periodo gratuito. Dejamos de recibir mensajes y tampoco podemos enviarlos.

Los que la han pagado en iPhone o Android, por medio del sistema disponible, ahora tienen el servicio activado hasta 2020, que es como me ocurre a mí. Los que no lo hayáis pagado, estáis en prueba gratuita, y al parecer, WhatsApp va a dejar de renovar el plazo de gratuidad. Es más, ya lo ha hecho en muchos casos, por lo que ahora comenzaremos a ver cómo muchos tendrán que pagar un euro por utilizar el servicio.

La diferencia más grande está en que cada vez se ha renovado gratuitamente por un plazo menor. Lo que indica que WhatsApp no tiene previsión de que sea gratis para toda la vida. Y cada vez son más los que dicen que han tenido que pagar. Podéis revisar cuándo caduca vuestra cuenta. Dentro de la aplicación de WhatsApp, pulsad botón de menú > Configuración > Info de cuenta > Información de pago, y comprobad vuestro estado y fecha de caducidad. En ese día sabréis si WhatsApp os sigue ampliando el periodo, o si, por el contrario, va a forzaros a pagar para seguir utilizando el servicio.

En cualquier caso, existen alternativas a WhatsApp por si algún día una gran cantidad de usuarios se negaran a pagar y cambiaran de servicio. LINE es el que cobra más fuerza últimamente. Aquí os mostramos una comparativa entre LINE y WhatsApp, analizando pros y contras de los dos.