La densidad de píxeles por pulgada, ¿es tan importante?

La densidad de píxeles por pulgada, ¿es tan importante?

Emmanuel Jiménez

La densidad de píxeles por pulgadas está de moda. Ya no importa si el dispositivo tiene una pantalla más o menos grande, eso ya no significa nada, ahora lo que importa es la densidad de píxeles que esta tiene por pulgada. Y es que, como ya nosotros analizamos, esta densidad es la que determina la calidad, la definición y la nitidez real y práctica de una pantalla. Cada vez se están lanzando dispositivos con densidades de píxeles mayores, pero, ¿es realmente tan importante? No, el ojo humano tiene límites.

Disponer de dos dispositivos con una misma resolución de pantalla, pero con tamaños de pantalla distintos, hace que el resultado sea muy diferente, que una nos parezca más nítida que la otra. Es tan simple como tener dos fotografías exactamente iguales, y hacer una cinco veces más grande que la otra, obviamente, esta última habrá perdido mucha nitidez. Con las pantallas ocurre exactamente lo mismo. Cuanto más grande es un panel, mayor resolución tendrá que tener para que se vea de manera correcta. Por eso se están haciendo tantos esfuerzos en mejorar la resolución de las pantallas de los nuevos dispositivos.

Sin embargo, está ocurriendo algo parecido a lo que ha ocurrido con los procesadores, una mayor cantidad no tiene por qué significar una mayor calidad. Tomar un motor de camión y situarlo sobre dos caballos no hará que estos corran más, aunque la potencia del motor sea mucho mayor que la que ellos pueden desarrollar. En este caso, tenemos una limitación parecida, que no reside en las pantallas, sino en los ojos. Cuando Steve Jobs presentó la Retina Display en un abarrotado evento donde el iPhone 4 vio la luz, argumentó precisamente que su densidad de píxeles estaba por encima de la perceptible por el ojo humano, por lo que tenía la mayor precisión y nitidez posible. Y así es, para un smartphone, que suele utilizarse a una distancia de entre 15 y 20 centímetros, una densidad de píxeles de 320 PPI es el máximo perceptible. A partir de ahí, todo parece igual. Si hablamos de tablets, la cosa cambia, ya que suelen utilizarse a una distancia mayor, de entre 40 y 50 centímetros, y por ello, con menor densidad se consigue la misma nitidez.

¿Cuál es el problema?

Los fabricantes están anunciando pantallas con una mayor resolución y una mayor densidad de píxeles como si ese detalle fuera realmente relevante. Las nuevas pantallas de moda son las 1080p, para dispositivos móviles. Si nos paramos a pensar en que esta definición en televisiones de entre 40 y 50 pulgadas ya es una “alta definición completa”, imaginemos lo que es en un smartphone diez veces más pequeño. La diferencia radica en que el móvil lo utilizamos mucho más cerca, y nuestro ojo es capaz de diferenciar más detalles. Pero, ¿tantos? Hemos dicho que el límite para un smartphone estaba en los 320 PPI aproximadamente. Actualmente, no es difícil encontrar en el mercado móviles con pantallas de 4,5 pulgadas, con una resolución de 1280 por 720 píxeles, que aunque no es Full HD, sí es alta definición. Si aplicamos todo lo que aprendimos sobre cómo calcular la densidad de píxeles de una pantalla, podemos saber que nuestro display de ejemplo tiene una densidad de 326 PPI. Ya está en el límite. No obstante, esto ya es el pasado, los nuevos buques insignia vendrán cargados con pantallas Full HD 1080p, es decir, con resoluciones de 1920 por 1080 píxeles. Con el mismo tamaño de 4,5 pulgadas, obtenemos una densidad de unos 490 PPI.

Hay ligeras diferencias

Realmente, no es que el ojo no sea capaz de percibir más de 320 PPI, sí que lo es. Si acercamos el dispositivo más de lo normal, ya estaremos diferenciando una mayor cantidad de píxeles, pero no suele ser lo normal tener el smartphone a cinco centímetros. Básicamente, no seríamos capaces de ver la pantalla completa a esa distancia. Los estudios teóricos dejan caer que el ojo humano perfecto sería capaz de percibir 700 PPI en un smartphone que se encuentra a 25 centímetros. Este poder de resolución disminuye con la distancia a la que está el smartphone, con las posibles enfermedades oculares, degeneración por edad, daños, cansancio, ambiente, etc. Pero sobre todo, se habla del ángulo como un elemento imprescindible. Las pantallas son tan grandes que no vemos con la misma nitidez el punto central, que se encuentra en una línea directa a nuestra retina perpendicular al plano de la pantalla, que el punto del extremo superior o inferior, que ya vemos con un determinado ángulo, lo que nos hace perder precisión. Definitivamente, se establece que 320 PPI es el máximo perceptible.

Mayor densidad, mayores problemas

Cualquiera podría presentar que una mayor densidad de píxeles nunca es mala. Sin embargo, sí lo es, al menos en lo que respecta a la autonomía del dispositivo. La pantalla es el elemento de un smartphone que más batería le hace gastar. Cuando se aumenta el tamaño de esta, o el brillo de la misma, la duración de la batería sufre las consecuencias de una forma ineludible. Cuando doblamos la resolución, estamos, en realidad, elevando al cuadrado la cantidad de píxeles que la pantalla tiene que reproducir. Obviamente, este detalle hace que el consumo energético sea mucho mayor, y todo para añadir una característica que solo podrá ser perceptible por jóvenes de 20 años que no utilizan gafas, que se encuentra en un laboratorio estanco, al vacío, y que permanecen enfocando fijamente el punto central de una pantalla que se encuentra a cinco centímetros de sus ojos.

Como es de suponer, los fabricantes montarán baterías más potentes, que es lo que ha ocurrido con el Sony Xperia Yuga, que parece que llevará una batería mucho mejor que la del Xperia S, por ejemplo. La inmensa mayoría de los usuarios preferiría montar una pantalla como la de este último, con la batería del primero, y se aseguraría disponer de una calidad de imagen casi inmejorable y de una autonomía que superaría el día completo sin ningún problema.

Profundiza con Pantallas, qué son el tamaño, la resolución y densidad de píxeles, y con ¿Cómo calcular la densidad de píxeles (PPI) de una pantalla?