Diez razones (menos una) para no ser Root en tu Android (1ª parte)

Diez razones (menos una) para no ser Root en tu Android (1ª parte)

Emmanuel Jiménez

Por norma general siempre hablamos de llegar a ser Root, de los beneficios que tiene tener permisos de superusuario y de todas las cosas que podemos conseguir como administradores, por no hablar de la facilidad de llevarlo a cabo. Sin embargo, lo cierto es que no todo es tan dulce, también hay detrás algunas cosas no tan buenas sobre el Root. De hecho, vamos a repasar diez razones para no ser Root, empezando por las cinco primeras.

1.- Ser Root no es igual de fácil en todos los dispositivos

Si tenéis un Samsung Galaxy S3, un Galaxy Nexus, un Sony Xperia S, un HTC One X, seguro que encontráis un montón de información sobre cómo rootear vuestro dispositivo. En cambio, si tenéis un ZTE Kis, o un Alcatel One Touch 983, la cantidad de información y tutoriales disponibles será mucho menor. Por ello, salvo que tengáis uno de los grandes dispositivos del mercado, es fácil que a veces no encontréis la misma información o herramientas, y en muchas ocasiones, los procedimientos no han sido lo suficientemente probados, por lo que no sabemos hasta qué punto puede ser peligroso para nuestro smartphone o tablet.

2.- Rootear el dispositivo suele resetear el dispositivo

Ok, hemos encontrado herramientas para rootear el dispositivo, pero llevamos un año y medio usándolo y no queremos perder todo lo que tenemos. Tememos que desaparezca, y hacer una copia de seguridad de todo no es un proceso fácil si no tenemos Root. Precisamente, al rootear es extremadamente fácil que perdamos todo lo que tenemos guardado en el móvil. Lo mejor es despedirse de ello, por eso se recomienda rootear nada más obtener el dispositivo. Sea como sea, perder todos los datos del teléfono o tablet es algo en lo que pensar antes de llevar a cabo el proceso.

3.- Rootear anula la garantía

Puede que la Unión Europea o un tribunal americano digan que no, pero lo cierto es que cuando compramos un móvil aceptamos las condiciones de la compañía, que suelen siempre indicar que Root es sinónimo de pérdida de garantía, aunque con otras palabras. Podemos jugárnosla, que el móvil se estropee, y luego intentar reclamar cuantas veces haga falta con la ley en la mano. No es lo más sencillo, obviamente. Por otro lado, para rootear, en algunos smartphones se solicita desbloquear el bootloader, un hecho que, de nuevo, anula la garantía, y esta vez de forma menos reclamable. Aunque todo se puede deshacer, es una complicación que debemos siempre tener en cuenta.

Android Root

4.- Ser Root aumenta los peligros y pone en riesgo la seguridad

Cuando obtenemos permisos Root, en realidad estamos consiguiendo acceso a absolutamente todos los elementos de Android. Esto nos da muchos beneficios, pero si los utilizamos mal puede ser peligroso. Y todavía peor, si abrimos la puerta a otros, puede que ellos sí que vengan con malas intenciones. Cuando instalamos aplicaciones y no sabemos exactamente lo que instalamos nos la estamos jugando, ya que podríamos estar dando el control a otros usuarios, y estos podrían acabar con nuestro dispositivo, literalmente, realizar llamadas por nosotros, gastar dinero, etc. No podemos ni fiarnos de las apps de Google Play. También hay que tener mucho cuidado con esto.

5.- Root produce incompatibilidades con determinadas apps

Existen aplicaciones que impiden el uso de estas en un dispositivo rooteado con el objetivo de que no se puedan hacer cosas como jugar a un juego sin haberlo pagado, o eliminar la publicidad, etc. WhatsApp, por ejemplo, no ofrece soporte para Custom ROMs, aunque funciona en la inmensa mayoría. Imaginemos que una gran aplicación dejara de funcionar en dispositivos rooteados. Ya las hay, y no es raro que nos crucemos con alguna de vez en cuando. Esperemos que no sea nuestra aplicación favorita.

Diez razones para no ser Root en tu Android (2ª parte) – A partir de las 20:00 horas