Samsung Galaxy S4 vs HTC One, duelo de titanes

Samsung Galaxy S4 vs HTC One, duelo de titanes

Iván Martín

Cuando se habla ya del Samsung Galaxy S4 ya no se hace con rumores o filtraciones, sino que al ser una realidad -debido a que fue presentado ayer en New York– se puedes comenzar a valorar su posición en el mercado. Y, uno de los rivales más importantes que ahora mismo existen es el HTC One. Comparamos ambos modelos para poder hacerse una situación de valor.

Lo primero que compararemos son sus procesadores. En el caso del Samsung Galaxy S4 dos son los SoC que puede utilizar, pero como la versión internacional tendrá el Exynos 5 octa, este es el que tomaremos como referencia (el modelo de Qualcomm parece ser que será el destinado a EEUU). Este componente incluye cuatro núcleos en dos pares de cuatro (uno Cortex-A7 y otro Cortex A-15) que funcionan según sean las necesidades gracias a la arquitectura big.LITTLE. La frecuencia de funcionamiento es de 1,2 GHz los menos potentes y a 1,6 GHz los más rápidos. Si se compara con el Snapdragon 600 de cuatro núcleos a 1,7 GHz del HTC One, en un principio parece que el modelo del fabricante coreano es superior ya que ofrece gran capacidad de trabajo y, además, la opción de reducir su potencia si no es necesaria, por lo que es más solvente en el apartado del consumo.

La GPU era uno de los grandes misterios del Samsung Galaxy S4 y, finalmente, han dejado de lado a las Mali y se han decantado por una PowerVR SGX 544MP3 con tres núcleos a 533 MHz, no es un mal componente, sin duda, pero las expectativas eran una Mali T6xx… El HTC One lleva una Adreno 320, que también es bastante solvente pero que no permite decantarse por ninguna en especial (es más, habrá que ver en funcionamiento a esos 533 MHz de la PowerVR, que pueden ser una verdadera sorpresa). En el apartado de la memoria RAM, pocas diferencian ya que ambos modelos incluyen 2 GB y, por lo tanto están perfectamente preparados para el trabajo multitarea sin problema alguno.

Teléfono Samsung Galaxy S4 de color negro

Almacenamiento, batería y conectividad

En el primer apartado destaca, y mucho, el Samsung Galaxy S4, ya que ofrece opciones de 16/32/64 GB y la posibilidad de utilizar tarjetas microSD de hasta 64 GB (lo que podría dar como resultado hasta 128 GB). Por su parte, el HTC One tiene modelos con 32 y 64 GB, pero no existe de ampliar esta… por lo tanto, “minipunto” para los coreanos en este apartado.

La batería es un apartado interesante, pero que no es definitivo en lo que a la autonomía se refiere ya que depende en gran medida del consumo que ofrecen los componentes. Sobre el papel, las opciones de ambos modelos son óptimas, pero no es menos cierto que el Samsung Galaxy S4 tiene una de 2.600 mAh por 2.300 mAh de su rival.

La conectividad es cada vez más importante, y todos los fabricantes se afanan por ofrecer las mayores opciones posibles. HTC One es un ejemplo de ello, con NFC, WiFi en todas sus variantes, DLNA, USB, Bluetooth 4.0 y varios sensores (proximidad, giroscopio, brújula… lo normal). Pero, sinceramente, las opciones que permite el Samsung Galaxy S4, a día de hoy, son incomparables.

Nuevo teléfono HTC One

Aparte de todas las comentadas antes del modelo de la compañía taiwanesa, ofrece MHL 2.0 para poder hacer Display Mirroring y, en el apartado de los sensores, es donde da el “do” de pecho, ya que ofrece todos los habituales más: barómetro, humedad, geomagnético, humedad… simplemente impresionante.

Sin duda alguna aquí se nota los esfuerzos de Samsung por conseguir ofrecer un teléfono que sea diferencial debido a sus opciones de uso y, a buen seguro, que los sensores son parte principal para ello.

Cámara y pantalla

En el apartado de las cámaras los más que se puede es especular, ya que si bien en lo que se refiere a los megapíxeles queda por delante la incluida en el Samsung, que es de 13 Mpx con HDR por los tres niveles superpuestos del 4 Mpx con HDR del HTC, la inclusión de la tecnología Ultrapíxeles es totalmente diferencial, y hay que conocerla bien en su uso y resultados para poder opinar… pero, en principio, parece que el HTC One puede ser mejor.

Parte trasera del Samsung Galaxy S4

En funcionalidades ambos modelos ofrece todo tipo de opciones, como Dual Shot para realizar tomas y grabaciones con las dos cámaras que se incluye en los teléfonos, opciones de estabilización, etc. Es decir, que la cantidad de posibilidades es muy amplia.

Y ahora le toca otro punto fuerte en las comparativas, la pantalla. Los dos modelos ofrecen paneles compatibles con Full HD (1.920 x 1.080) y una densidad de píxeles realmente elevada (aquí vence el HTC One, que ofrece 469 ppp por los 441 del Samsung Galaxy S4). Pero ahí se acaban las similitudes.

El HTC One incluye un componente tipo SuperLCD3 con Gorilla Glass 2 con un tamaño de 4,7 pulgadas. No hay nada que objetar, ciertamente, pero el Samsung Galaxy S4 incluye un panel SuperAMOLED (el primero a 1080p) de 5 pulgadas y con protección Gorilla Glass 3. Por lo tanto, es más grande y con una mejor protección… aquí cada uno debe tomar sus propias decisiones a la hora de decantarse por uno u otro.

HTC-One

Sistema operativo y funcionalidades

Para finalizar está el apartado del sistema operativo. Dejando de lado que cada uno de los dos fabricantes ofrecen su propia interfaz de usuario, ambos incluyen Android Jelly Bean, pero el Samsung Galaxy S4 una versión 4.2.2 por la 4.1.2 del HTC One (aunque es actualizable a la misma que su rival). Por lo tanto, al sacarlo de la “caja” el Samsung es mucho mejor.

En lo que se refiere al diseño, la sensación de la carcasa del HTC One es mejor, con un aspecto impecable y siendo muy atractiva a la vista. El peso del HTC One es de 143 gramos y su grosor de 9,3 mm… por lo que queda lejos de los 130 gramos del Samsung Galaxy S4 y sus impresionantes 7,9 milímetros. Esto es impresionante y cuando se tiene en las manos deja casi pasmado.

Lateral del terminal Samsung Galaxy S4

Finalmente quedan las funcionalidades… no es un secreto que ambos fabricantes han aportado su experiencia para ofrecer la mejor usabilidad posible. Y, como no es justo que se valore sin una prueba continuada para ver la efectividad, lo mejor es no valorar. Pero bien es cierto que ambos modelos ofrece la posibilidad de ser utilizados como mando a distancia, por ejemplo.

Además, destacaremos una opción de cada terminal. En el caso del Samsung Galaxy S4 no cabe duda que lo más impresionantes son las funcionalidades Smart Pause y Smart Scroll, que permiten el manejo del teléfono mediante el uso de reconocimiento facial (concretamente de los ojos). En el HTC One opciones de integración social como BlinkFeed y la compatibilidad con Beats Audio son muy destacables, por poner un ejemplo.

En definitiva, parece que el Samsung Galaxy S4 es superior, pero el HTC One se demuestra como un rival temible en apartados como la cámara o calidad de fabricación. Dos buenos modelos que son una excelente opción de compra.