Los que no pagan por WhatsApp: ¿tacaños o víctimas?

WhatsApp está en el punto de mira. El popular servicio de mensajería multiplataforma ha empezado a cobrar de forma masiva a todos los usuarios cuya cuenta está caducando para poder ampliar el uso de WhatsApp un año más. Son muchos los usuarios que ven el pago como algo barato y justo, pero también parece que son muchos los que no están pagando y parecen interesados en buscar alternativas. ¿Son tacaños estos últimos? ¿Es únicamente una cuestión económica? ¿Son víctimas de las dificultades de pago todos los usuarios que ahora tienen que pagar por WhatsApp?

Y es que, es fácil decir que aquellos usuarios que se niegan a pagar por el servicio son tacaños, personas que no están dispuestas a gastarse menos de un euro al año por utilizar un servicio que ha sustituido al sistema que antes todos utilizaban, el de los mensajes SMS, que tenían un coste de unos 15 céntimos. Un usuarios común, que no utilizaba mucho los SMS, gastaba fácilmente más de lo que cuesta WhatsApp al año en tan solo un mes. Un usuario que sí usaba los SMS con relativa frecuencia conseguía gastar la cantidad correspondiente al pago anual de WhatsApp en tan solo unos días. Y un usuario asiduo podía conseguir superar esa cantidad en un día o en unas cuantas horas. Por ello se está escuchando mucho como los usuarios tachan de exagerados o incluso de tacaños o roñosos a aquellos que están preocupados por tener que pagar por WhatsApp. Sin embargo, no todo es lo que parece.

WhatsApp Messenger

Pagar por WhatsApp no es tan sencillo

No se trata únicamente de pagar por WhatsApp, sino del método de pago. Todo el mundo sabe ir a comprar el pan, pedir la cantidad que queremos y dar unas monedas al dependiente. Moneda, ese elemento que nos permite pagar, una unidad de canje, de trueque, que da valor a las cosas y que tiene una existencia en el mundo real y no el virtual. Sin embargo, el mundo de los móviles no es así, no hay panaderos a los cuales podemos ir y pagarles por usar WhatsApp, o al menos, yo no los conozco. Y es que, para pagar la suscripción de WhatsApp hace falta utilizar nuestra tarjeta de crédito o débito, y aquí nos encontramos varios problemas. Por un lado, hay muchos usuarios que no quieren dar sus datos bancarios a través de Internet. Aunque podemos asegurarles que no habrá problemas, es entendible. Y por muy seguro que fuera el sistema de pagos, siempre habrá muchos usuarios que no están acostumbrados a pagar por Internet y que preferirán no hacerlo. Por hay más, no todos los usuarios tienen una tarjeta de crédito o débito. Y es que, una de las hazañas de WhatsApp es que ha conseguido llegar a jóvenes, adultos y mayores por igual. Muchos jóvenes, muchos adultos y muchos mayores no tienen tarjeta de crédito o débito. ¿Podrían tenerla? Sí, pero ya estamos añadiendo un paso complejo para poder seguir usando WhatsApp, mucho más complicado que descargar otra app. También pueden pedir ayuda a un familiar o amigo que tenga tarjeta de crédito o débito, pero esto también es más complicado y lleva más tiempo que descargar otra aplicación, por no hablar de que esa persona podría encontrarse en la situación inicial de no querer dar datos bancarios por Internet.

WhatsApp no ha dado los pasos necesarios

¿De quién es la culpa de lo que ocurre? De WhatsApp, indudablemente. Pero no por el hecho de pasar a ser de pago, que ya lo anunció desde el principio, sino por no haber facilitado el proceso. Un sistema de pagos por SMS que permita a los usuarios pagar enviando un mensaje, podría haber sido una solución que hubiera puesto el pago por el servicio al alcance de todos los usuarios. De hecho, es una petición que están haciendo muchos y que, sin duda, estarán valorando. Esperemos que no se demoren demasiado. Hasta el momento, podremos decir que muchos usuarios no son tacaños, sino simplemente víctimas de una decisión mal tomada por parte de la compañía, que ha decidido empezar a cobrar a todos sin pensar siquiera en facilitar el método de pago, algo que deberían haber tenido en cuenta conociendo la inmensa cantidad de usuarios que utilizan WhatsApp.