Apple y Samsung podrían matar a Android en unos meses

Escrito por Emmanuel Jiménez

Poderoso caballero es don dinero, que decía Francisco de Quevedo. Tal es el poder de semejante ser inerte que puede conseguir que una de las rivalidades de mayor nivel en el mundo de la tecnología, como es el caso de Apple y Samsung, acabe derivando en una unión por un bien común, el final de Android como sistema operativo, y un claro ataque a Google.

Y es que, mientras nadie se daba cuenta, la compañía del buscador, fundada mucho después que otras gigantes como Microsoft, Apple, Sony o Samsung, se ha convertido en una de las compañías más poderosas del mundo. Google empezó siendo un buscador para los más frikis, para aquellos que no querían utilizar Altavista y que ya comenzaban a confiar en la simplicidad y el minimalismo de una marca que hoy en día sigue siendo igual de inconfundible que la propia CocaCola. Pero poco a poco ha sido mucho más que un buscador para convertirse en el dominador de la publicidad en Internet. Pueden presumir de tener uno de los navegadores web más utilizados del mundo, solo superado en algunas regiones por Internet Explorer. Y en el portfolio de servicios con los que cuenta nos encontramos con una lista interminable de diferentes programas de renombre, como Google Maps, Google Earth, Drive, Gmail, etc. Sin embargo, la obra maestra ha sido, sin ninguna duda, Android.

Apple vs Samsung

Cuando un sistema operativo como iOS llegaba al mercado como el único que podía dar vida a un smartphone de verdad, cuando BlackBerry comenzaba su camino hacia el final de un ciclo, cuando Nokia veía como Symbian se esfumaba en una nube de ilusión y ausencia de progreso, en ese momento, llegó Android. ¿Y qué era Android? La antítesis de iOS. Aunque, más bien, era la tesis de iOS. Y es que, venía a imitar en todo al sistema operativo de Apple. Con el tiempo, lo superó en número de usuarios, y hoy en día es el más utilizado del mundo. Ahora Google se apresura a lanzar su propia línea de smartphones, tras la compra hace un año de Motorola. Sin duda, son realmente peligrosos.

Y es por eso que Apple y Samsung podrían operar para asestar un fuerte golpe a los de Mountain View. La estrategia sería muy clara, se coordinarían para dejar fuera de juego a Google. Y lo harían con los nuevos lanzamientos de ambas compañías. No nos olvidemos de que Samsung es el fabricante de smartphones más grande del mundo. Si ahora Samsung rechazara a Android de pleno, sin duda se llevaría a una gran parte de los usuarios. ¿A dónde? A Tizen, el sistema operativo en el que está trabajando la compañía desde hace tiempo, y que parece que irá en smartphones que están cerca de su lanzamiento. Casualmente, no sería la única compañía preparada para lanzar nuevos teléfonos inteligentes. Apple apostaría por nuevos lanzamientos en otoño, y esos lanzamientos podrían incluir no solo un nuevo iPhone 6, sino toda una remodelación del sistema e incluso de la compañía. Supondría un punto de inflexión, marcaría un antes y un después en la era post-Steve Jobs y podría ser determinante de cara al futuro de la compañía. Con esto, iOS volvería a convertirse en una referencia como lo fue en el pasado. Tizen comenzaría a ganar usuarios, dejando de lado Android, algo que interesaría mucho a Samsung, pues tendría el control del sistema operativo. Y ocurriría en un momento ideal, mientras Windows Phone sigue creciendo y BlackBerry 10 parece haber vuelto a resurgir de entre las cenizas. Veremos lo que ocurre con Android, pero Samsung y Apple podrían estar muy interesadas en que Google quedara fuera de juego, ya que es uno de los rivales más poderosos para ambas, al que solo podrían vencer colaborando.