¿Por qué no comprar los tablets que regalan en periódicos?

Escrito por Emmanuel Jiménez

Seguro que habéis visto esas promociones que viene con los periódicos donde regalan un tablet. Y es posible que incluso hayáis conseguido uno y hayáis quedado defraudados con su funcionamiento. O puede que no. En cualquier caso, estos tablets no son buenos, y vamos a ver algunas razones por las que no comprar uno de estos tablets.

Mala calidad

En primer lugar, porque suelen contar con componentes de mala calidad, y no tienen ningún equilibro. Una vez compré un ordenador portátil cuyo procesador era, supuestamente, capaz de ejecutar un videojuego, Portal. Y es cierto, lo ejecutaba, y el juego funcionaba, pero al cabo de una media hora, el ordenador se apagaba, porque se alcanzaba una temperatura superior a los 105º C, y por seguridad, para evitar problemas, se apagaba. Es simple, se vende un ordenador con un procesador y unas especificaciones técnicas que parecen lo suficientemente buenas, pero después está fabricado en plástico, lo que consigue que la temperatura que alcanza sea tan grande, que se apague. Al final es como si hubiera comprado un ordenador la mitad de bueno, ya que solo funciona cuando lo utilizo a mitad de rendimiento. A eso nos referimos cuando decimos que un smartphone o un tablet es equilibrado, a que cuenta con especificaciones que están al nivel en todos los sentidos. Los tablets de los periódicos no son equilibrados. Y si lo son, lo son a la baja. No tiene sentido un tablet con un procesador de doble núcleo, si su memoria RAM es de 512 MB. Al final, será muy lento. No tiene sentido una pantalla con una resolución determinada, si resulta que si no la miramos de frente no se ve nada, como ocurre en muchos casos.

A veces no son ni Android

Es posible que seas de los que sabe diferenciar muy bien si un tablet tiene Android o no. Pero créeme, hay casos de personas que compran un tablet y no saben si lleva Android. No es raro, en realidad es normal. Eso, en realidad, no son tablets, pero lo venden como tal, y omiten el dato de que no cuentan con Android. Cualquiera podría no darse cuenta de que eso significa que no lleva el sistema operativo de Google, pero una persona que no tenga conocimientos todavía más. Y luego además están esos lectores de libros electrónicos que se venden como si fueran tablets.

Tablets

No son certificados por Google

Por otro lado, también están aquellos que sí cuentan con Android, pero que no tienen la certificación de Google y que, por tanto, no cuentan con apps como Google Play, Gmail y compañía. Es verdad que se pueden instalar aplicaciones desde otras tiendas, pero el tablet ya es totalmente distinto, y si encima es para alguien que no tenga un gran dominio de los tablets, entonces ya sí que estamos matando el tablet. Es la diferencia entre comprar uno de “marca” y comprar uno del periódico.

Hay aplicaciones no compatibles

Por alguna razón, algunas aplicaciones no son compatibles con estos tablets. A veces es porque ni siquiera son capaces de reconocer el tipo de tablet que es, de tal manera que nos dice que no es compatible, aunque en realidad podría instalarse y funcionaría. Si esto nos ocurre con aplicaciones muy comunes, pues no hace ninguna gracia, ¿verdad?

Los tablets de “marca” son muy baratos

Cuando hablamos de tablets de “marca” no tenemos por qué refererirnos a Samsung o a Apple. Simplemente a marcas, marcas que existen, que tienen página web, que tienen número de teléfono, que nos ofrecen garantías. Esto suena a cuento chino, pero es así. Hay tablets muy baratos de “marca”. Por ejemplo, los Energy Sistem con procesador de doble núcleo son una apuesta segura, y cuestan menos de 200 euros, y algunos poco más de 100 euros. También tenemos a otras marcas como Archos, o como Bq Readers. Tanto Bq Readers como Energy Sistem son españolas, y Archos es una marca de Francia. Tienen soporte en español, están cerca, e incluso podríamos denunciarlos si su servicio es malo. Energy Sistem es una de mis marcas preferidas, y ofrece 36 meses de garantía. No vale la pena tirar el dinero con tablets de periódicos que nos cuestan 50 euros, más la compra de los periódicos. Lo que sí tiene sentido es pagar 150 euros ó 200 euros, y tener un tablet que va a durar varios años con un funcionamiento perfecto.