El HTC First de Facebook se muere antes de llegar a Europa

Escrito por Emmanuel Jiménez

Un completo éxito, o un completo fracaso, eso era lo que podía ser el HTC First, tan solo una de las caras de la moneda. Y parece ser que la cara que le ha tocado ser es la más oscura, la del fracaso. El HTC First está muerto, y ha fallecido antes incluso de saltar el gran océano, antes de recorrer el camino inverso que siguiera Cristóbal Colón hace ya unos cuantos siglos.

Ni siquiera ha llegado a Europa. De hecho, su zozobra en medio del océano, antes incluso de que fuera presentado en los mercados del Viejo Continente, es una clara prueba de que el fracaso ha sido total. Ni siquiera en el país americano ha conseguido buenas críticas. Tan malas han sido, que la operadora que lo iba a lanzar en Reino Unido ha cancelado el lanzamiento, siguiendo la misma estrategia que se va a seguir en otros países, tales como Alemania, Francia, e incluso España. Si alguno de vosotros esperaba compra el denominado Facebook Phone, tendrá que ir inventándoselo, porque lo que es llegar a las tiendas parece que no va a llegar.

HTC-First

Lo peor es que parece que Facebook Home va a morir con él. El sistema, el launcher, o la aplicación, como quieran llamarla los de Palo Alto, no acaba de funcionar. Nadie quiere cambiar el launcher que tiene en su smartphone por el de Facebook. Pero es que incluso es lógico. Si fuera Google la que lanzara un launcher, todavía tendría sentido, ya que nos daría acceso al correo electrónico de Gmail, a todo un conjunto de aplicaciones, y al propio Android. Facebook nos da acceso a Facebook, y solo si le pedimos permiso podemos acceder a otras aplicaciones. El concepto en sí mismo es bueno, y es el precursor del futuro, pero no tiene éxito hoy. O al menos, no tiene éxito tratándose de Facebook.

Así, el HTC First, cancelado su lanzamiento en algunos países europeos, parece que tendrá que conformarse con el hogar que haya encontrado en algunas casas americanas, aunque lo más probable es que sean muchas las tiendas que acaben quedándose con las existencias de este terminal que, al final, nadie querrá comprar.