5 motivos para no elegir Android como sistema operativo

5 motivos para no elegir Android como sistema operativo

Emmanuel Jiménez

Ayer mismo hablábamos de por qué elegir Android como sistema operativo en lugar de Windows Phone o de iOS. Sin embargo, Android no es un sistema operativo perfecto y por eso repasamos los cinco motivos por los cuales no elegir Android, y optar por otro sistema operativo.

1.- Virus

El primer motivo es, sin ninguna duda, la inmensa cantidad de virus que hay en el sistema operativo de los de Mountain View. Es el único sistema operativo móvil que cuenta con una cantidad de virus tan grande, y de malware que además es capaz de acabar completamente con el teléfono inteligente, o de conseguir crear un gasto económico importante en nuestra factura telefónica. Si eres de los que detesta los virus, o de los que no sabría cómo actuar contra estos, entonces es una buena razón para evitar Android como sistema operativo, y optar por otras opciones, como iOS, o Windows Phone. La diferencia entre las cantidades de malware que hay entre Android y estos otros es inmensa, y por ello es tan destacable.

2.- Peor interfaz

Por otro lado, muchos de los smartphones con Android no cuentan con una interfaz realmente elegante y cuidada. De hecho, esa es la razón por la que Google tuvo que lanzar la interfaz Holo, porque hasta ese momento solo habían creado las compañías verdaderas interfaces basura. ¿Cuál es la situación actualmente? Pues que hay smartphones con la interfaz Holo, que aun así cuentan con interfaces feísimas, porque a pesar de basarse en Holo, las compañías siguen empeorando la interfaz. En último lugar, también hay que tener en cuenta que tan solo los Nexus y los Google Edition, que son la minoría, cuentan con interfaces de Google puras.

3.- Gratis

Android es gratis, libre. Y esto es negativo, sí, aunque pueda parecer lo contrario. También es positivo en algunos aspectos, pero aunque no lo parezca, tiene algo negativo. Por mucho que podamos afirmar que Google gana dinero por la publicidad de Android y que ganan por los datos que obtienen, lo cierto es que cuando no se gana dinero con cada venta, resulta realmente difícil encontrar una rentabilidad al producto. Una clara prueba de ello son las constantes publicaciones en papel que han acabado cerrando después de ver que sus ventas descendían. La publicidad no ha conseguido convertir en rentables esas revistas, y es lo mismo que podría pasar con un sistema operativo como Android, que el no cobrar por cada unidad del sistema operativo que vendiera le acabara pasando factura, nunca mejor dicho. Solo tenemos que tener en cuenta lo que ha hecho la compañía con Google Reader. Tenía muchos millones de usuarios, y no tenía ni un solo rival con potencia. Sin embargo, la compañía de Mountain View ha decidido cerrar el servicio por no contar con la suficiente rentabilidad.

4.- En desventaja

Podemos tener en cuenta más detalles, y no podemos pasar por alto el aspecto de que iOS parece estar siempre en ventaja en lo que se refiere al lanzamiento de las nuevas aplicaciones. Se lanza una nueva gran aplicación que no ha podido crear apps nativas para los diferentes sistemas operativos. ¿Por cuál apuesta primero? Por iOS, normalmente. Lo mismo ocurre con los videojuegos más famosos. Obviamente, esto es un gran problema para Android, que acaba siendo el sistema operativo residual. Es cierto que, de entre todos los sistemas operativos, es uno de los más importantes, pero todavía está por detrás de iOS, y eso es algo a tener muy en cuenta.

5.- Fragmentación

Por último, habría que destacar la fragmentación. ¿Qué es la fragmentación? En un grupo de 10 personas con un iPhone, nos encontraremos a 10 personas con un smartphones exactamente igual, que pueden descargar las mismas apps, que pueden tomar las mismas fotos, y que pueden configurar su smartphone exactamente igual. En un grupo de 10 personas con Android, podemos encontrar 10 smartphones totalmente distintos. Unos podrán crear una red WiFi para compartir su red 3G, otros podrán tomar fotografías de 16 megapíxeles, aunque verlas en una pantalla que no es ni de alta definición. Y luego habrá otros que contarán con una pantalla de altísima definición que se ve incluso debajo del agua. ¿Esto último es positivo? Podría serlo. Pero para el que desarrolla una aplicación y tiene que pensar en los diferentes tamaños de pantalla, o para el que debe tener en cuenta las especificaciones técnicas de los diferentes Android, y analizar qué cantidad de Androids concretos es mayoritaria, es un fastidio. En esta situación, podemos decir que la fragmentación es negativa. Y de hecho, es uno de los obstáculos más importantes de Android.