El Samsung Galaxy S4, el mejor smartphone que he probado nunca

Escrito por Emmanuel Jiménez

Comenzaré diciendo que, en realidad, yo era de los que pensaba que Samsung este año no había conseguido lanzar el mejor smartphone del mercado. Confiaba más en otros smartphones, como el Sony Xperia Z, o incluso el HTC One. Pero todo ha cambiado desde que tengo el Samsung Galaxy S4. No lo esperaba, pero me parece el mejor smartphone que hay en el mercado.

Y por qué, es lo que cabe preguntarse ante esta afirmación tan categórica. Quizá sea por la sorpresa de esperar un smartphone mucho peor, un teléfono inteligente que, tal y como decía uno de nuestros lectores en un comentario hace unos días, tan solo está rodeado de mucho marketing, pero no tiene nada que hacer en comparación con los demás smartphone, o al menos, no es tan bueno como dicen. La verdad es que a mí me ha ocurrido todo lo contrario. No me parece que este año la campaña de marketing de Samsung haya sido tan buena como la del año pasado. Es más, creo incluso que eso se notará hasta en las ventas y los resultados que van a obtener. No obstante, lo cierto es que esta vez sí que han conseguido un resultado realmente bueno, y todo sea dicho, difícilmente mejorable.

Llegó una mañana, sin esperarlo, el nuevo Samsung Galaxy S4 que la compañía surcoreana había decidido prestarme para que pudiera probarlo. En primer lugar, me sorprendió mucho la pantalla. Yo soy de los que piensa que al final, cuando se prueba una pantalla de gran tamaño, no se puede volver a una pantalla menor sin perder en experiencia de usuario. Y precisamente ha quedado demostrado y he quedado convencido de que, en efecto, es así. La pantalla de cinco pulgadas con la que cuenta el Samsung Galaxy S4 es impresionante. Bien es cierto que no noto demasiada diferencia entre la resolución Full HD 1080p de este y la de alta definición HD 720p del Sony Xperia S, pero sí es destacable que la pantalla sea tan grande.

Galaxy_s4_portadaInterfaz muy mejorada

Por otro lado, la interfaz parece mucho más simplificada de lo que era antes. Se olvidan de las florituras. Es verdad que siguen incluyendo una gran cantidad de widgets en pantalla que yo he acabado quitando, porque me gusta encontrarme con una pantalla bastante uniforme, sin prácticamente iconos, pero aun así nos encontramos con una interfaz muy mejorada. Actualmente, prácticamente podemos decir que no hay diferencia con respecto a la de los Nexus en lo que se refiere al escritorio y al menú. Las únicas diferencias estarían en los iconos de las distintas páginas, así como en otros pequeños detalles insignificantes.

La sección de Ajustes antes no me convencía demasiado, dado que separa las distintas secciones en pestañas, en lugar de mostrarlo todo en una ventana única, tal y como hace Google en los Nexus. Sin embargo, también he de decir que aunque al principio me parecía así más complejo, también está mejor clasificado.

En lo que respecta a la sección de notificaciones, me parece mucho más útil que la que tiene, por ejemplo, Sony. En este caso cuentan con toda una serie de accesos directos y ajustes en la zona superior de la barra de notificaciones, lo que permite activar o desactivar una gran cantidad de funciones. Cualquiera diría que eso es muy complejo, porque aparecen demasiadas opciones, pero detestaba lo que ocurría con el Sony, e incluso lo que parece que ocurrirá con iOS 7, que no permitirá modificar los accesos directos de la sección de ajustes rápidos. Aquí aparecen todos, y eso siempre es de agradecer a mi parecer.

Samsung Galaxy S4 Google Edition

Y aparte de eso, y de lo obvio de un smartphone que cuenta con componentes de última generación, habría que destacar todos los añadidos con los que cuenta, como el control por medio de gestos, o la posibilidad de desplazar la pantalla con la vista, gracias a la detección ocular. En mi opinión, estos sistemas todavía son muy mejorables, y tienen mucho camino por recorrer, pero la verdad es que están bastante avanzados, y podemos afirmar que tenerlos activos no es un incordio, como suele ocurrir con estas funciones, sino que podemos perfectamente tener activos estos sistemas sin que molesten en el uso normal, de manera que nos vayamos acostumbrando a ellos hasta que consigamos sacar el máximo partido.

La batería, genial

Por último, habría que hablar de la batería. No me esperaba, por los datos estadísticos, que la batería del Samsung Galaxy S4 fuera a durar tanto tiempo. Seguro que algunos dirán que no dura lo suficiente todavía, y que la autonomía podría haber mejorado, pero con el mismo uso del Sony Xperia S, o incluso más, consigo que el smartphone dure todo un día, e incluso puedo permitirme enfrentarme al día siguiente sin recargar la batería del smartphone hasta el mediodía. Sin duda, esto sí que merece la pena, y es algo que han mejorado mucho. Quizá no sea mérito suyo, y lo sea de Qualcomm, por haber desarrollado un procesador que no consume tanta batería, pero en cualquier caso es algo a tener en cuenta a la hora de comprar un nuevo smartphone. En mi opinión, es el mejor smartphone que he probado nunca, y no tengo ninguna pega contra él.

Algo mejorable

Lo único que podría decir que quizá sí es mejorable, es que no sea resistente al agua. Creo que es algo realmente destacable del Sony Xperia Z, y que de hecho será una de las características con las que contará el nuevo smartphone de Apple. Por alguna razón, Samsung ha visto imposible esto, y no lo ha incluido en su smartphone. En cualquier caso, es una buena excusa para comprar una buena funda.