¿Por qué los smartphones Android tienen un precio tan caro en el lanzamiento?

Escrito por Emmanuel Jiménez

Algunos smartphones son realmente caros cuando se lanzan. Recientemente hablamos ya de lanzamientos que podrían superar los 700 euros. Sin embargo, al cabo de unos meses, se pueden comprar por menos de 500 euros. ¿Por qué existen estos precios tan caros que después se rebajan? Avaricia es una palabra bien elegida.

Existen tres razones principales por la que las compañías fijan altísimos precios para sus smartphones de lanzamiento que después acaban convirtiéndose en precios mucho más baratos.

1.- La avaricia de las compañías

Cualquiera diría que entiende que una compañía quiera ganar lo máximo posible con sus productos. Por un lado, puede parecer razonable, pero por otro es realmente injusto. Un Sony Xperia Z1 no vale 700 euros, ni un Samsung Galaxy S4 tampoco. La prueba está en que meses después se venden por 500 euros, y las compañías todavía consiguen ganar muchísimo dinero. La avaricia de las compañías las lleva, en ocasiones, al chasco del Galaxy S4. Un terminal que tuvieron que rebajar por las bajas ventas. Es curioso, puesto que si lo hubieran anunciado con un precio de 450 euros, es posible que hubieran vendido muchísimo más y que la prensa hubiera destacado el precio con el que lo habían lanzado. Es más, nunca se hubiera hablado de que tenían que rebajarlo por vender poco, y probablemente las previsiones de ventas se habrían incluso superado.

Bitcoin

2.- Necesitan un precio alto para parecer de calidad

¿Por qué los Huawei nos parecen smartphones de menor nivel? Por un lado, porque no conocemos la marca tanto como Sony, o como Samsung. Y por otro lado, porque sus precios son inferiores. Así, su calidad tiene que ser inferior. Pero nada más lejos de la realidad. Los terminales de Huawei, o de ZTE, por ejemplo, tienen la misma calidad que los de Samsung o Sony en muchos casos. Es más, estas marcas se dedican a fabricar componentes para otros sectores del mercado tecnológico, y esa es la razón por la que antes no los conocíamos tanto, pero son compañías de alto nivel en otros sectores del mercado de la tecnología, sobre todo del sector industrial. Por estas cosas, un Sony podría costar 700 euros, porque así parecerá un móvil genial para los que tengan dinero para gastárselo, y una gran apuesta meses después, cuando haya bajado de precio.

3.- Las bajas ventas requieren reajustes

Por otro lado, en ocasiones, las previsiones de bajas ventas implican realizar reajustes en el precio, de manera que vendiendo una menor cantidad se consiga el beneficio requerido. Si se van a vender menos smartphones, pero se quiere ganar el mismo dinero, habrá que subir el precio. Estas estrategias no son realmente justas, y muchas veces no son las mejores, pues con un precio inferior se conseguiría una mayor cantidad de ventas. No obstante, es menos arriesgado subir el precio, pues una bajada de precio, con unas ventas bajas conseguirá que las compañías ganen menos dinero.