Samsung tendrá que pagar a Apple 290 millones por daños y perjuicios

Samsung tendrá que pagar a Apple 290 millones por daños y perjuicios

Emmanuel Jiménez

El caso de patentes que ha convertido a Samsung y Apple en el epicentro de una de las cuestiones jurídicas del mundo de la tecnología más relevantes del último siglo, continúa la historia con un nuevo capítulo. Samsung en este caso, será la que tendrá que pagar a Apple, nada menos que 290 millones, como compensación por los daños y perjuicios.

Básicamente, de lo que se acusó a Samsung, y por lo que se ha considerado culpable a la compañía surcoreana es por la violación de la propiedad intelectual, por las patentes que pertenecían a Apple. En el año 2012 se cerró el juicio en el que se consideró culpable a Samsung, quien hasta el momento ya había pagado 600 millones de dólares. Sin embargo, también va a tener que pagar una cantidad adicional a esta.

 Apple vs Samsung

A lo largo del juicio, Samsung y Apple mantuvieron dos puntos de vista. La compañía americana sostenía que debían pagar 380 millones por daños y perjuicios, mientras que la compañía surcoreana afirmaba que la cantidad que debía pagar no era mayor a 52 millones de dólares. Finalmente, el jurado ha tomado una decisión que es más bien favorable a Apple, pues Samsung tendrá que pagar 290 millones de dólares. El total que va a pagar en este caso de patentes, incluyendo la cantidad que ya había pagado, es de 890 millones de dólares.

Y todo resulta bastante increible, después de que Apple perdiera un caso semejante en Estados Unidos, según el cual se tenían que retirar del mercado algunos productos de los de Cupertino, y el presidente nacional, Barack Obama, vetó dicha decisión por parte del jurado. Está claro que son casos que no tienen nada que ver, y uno no compensa otro, pero aun así sigue siendo realmente sorprendente desde la óptica humana. No hay duda alguna de que Apple tiene ventaja en su propio país, al igual que ocurrirá con Samsung en Corea del Sur. La diferencia de cara a los usuarios es que, al menos en Occidente, Estados Unidos representa un mercado mucho más importante que el del Corea del Sur, aunque a nivel mundial este último también sea realmente relevante.