Por qué no es útil utilizar láminas protectoras de pantalla (1)

Escrito por Emmanuel Jiménez

Seguro que muchos de vosotros os habéis gastado una suma de dinero considerable en comprar un móvil, o bien estáis sujetos a un contrato de permanencia con un operador de dos años y queréis que el móvil os dure, al menos, ese tiempo. Sea como sea, parece que la pantalla es lo que más importa, y eso lleva a muchos a comprar láminas protectoras de pantallas. Ahora bien, esto, en realidad, es una tontería.

En esta primera parte nos vamos a centrar únicamente en las láminas de protección y el por qué no debemos utilizarlas. Más tarde hablaremos de por qué no son necesarias. Y es que, en realidad, estas láminas protectoras de pantalla limitan el uso que podemos hacer de nuestro smartphone, y en muchos casos resulta en un aprovechamiento inferior del teléfono de lo que debería ser en realidad. Supongamos que hemos comprado un Nexus 5, o un Samsung Galaxy Note 3, máquinas con pantallas de altísima resolución, 1080p, y con millones de colores. Pero claro, no queremos que la pantalla se raye. ¿Qué hacemos? Yo nunca compro láminas protectoras de pantalla, pero existe una gran mayoría que sí lo hace, con todos los inconvenientes de estas.

Las láminas protectoras de pantalla de mala calidad puede llegar a dejar incluso residuos en la pantalla que nunca conseguiremos quitar. Este tipo de residuos harán que los colores no se vean bien, y dará la sensación de que la pantalla es defectuosa cuando en realidad todo ha sido por culpa de haber utilizado una lámina protectora de pantalla de mala calidad durante mucho tiempo. Pero supongamos que mejoramos la calidad de la lámina que vamos a comprar, y que nos gastamos algo de más dinero. En primer lugar, el gasto podría no ser lo suficientemente económico como para que nos interese. Es posible que con el paso del tiempo, comprar una pantalla nueva sea más rentable, en función del smartphone que tengamos. Es curioso, pero es cierto. En segundo lugar, sea lo buena que sea esta lámina protectora, casi siempre se degradará con el tiempo. Esto es normal, es plástico muy fino, y al final acaba modificando los colores, o despegándose por los bordes.

Movil roto

Pero todavía hay mucho más. Estas láminas impiden que el sistema táctil funcione de la manera adecuada. Es verdad que la diferencia de funcionamiento puede no ser tan importante, pero si nos hemos gastado un dinero considerable, bien sea en un único pago, o en pequeños pagos mensuales por el contrato con una operadora, no es para tener un móvil con un sistema táctil de mala calidad. Incluso cuando el sistema táctil sí funcione bien, es fácil que se modifique el tacto de la pantalla. Samsung, Apple, LG, Sony, Motorola, invierten mucho en hacer pantallas capacitivas de alta calidad que tengan un tacto que facilite el uso del smartphone. Con una lámina de 10 euros estamos acabando con todos esos esfuerzos.

Y todo por no hablar de la vista horizontal y vertical. En función de la tecnología de pantalla nos encontramos con unos smartphones cuya pantalla podemos ver aunque lo inclinemos o que, por el contrario, sea imposible verlos. Y lo mismo ocurre con los reflejos del Sol, que se convierten en todavía mayores enemigos con este tipo de láminas. Cada uno debe decidir si utilizar este tipo de láminas protectoras, pero hay que tener en cuenta que pueden ser muy negativas para la pantalla, y eso solo en caso de que hayamos conseguido ponerla sin dejar burbujas, algo que suele ser realmente complicado.